latercera.cl

5 de septiembre de 2008

ESPECTÁCULOS

Britney Spears perdió su virginidad a los 14 años y consume drogas desde los 15

La información contenida en el libro que escribió la mamá de la cantante, fue difundida hoy por un diario británico.

Agencias


04/09/2008 - 13:12

La estrella del pop Britney Spears experimentó desde su adolescencia una vida desenfrenada, ya que a los 13 años comenzó a emborracharse, a los 14 perdió su virginidad y a los 15 años ya consumía drogas, difundió hoy un diario británico basado en el nuevo libro de la mamá de la cantante.

En lo que parece un intento por vender más copias de Trough the storm, Lynne Spears revela en el mismo texto supuestos detalles de la vida de la cantante, añadió el rotativo The Sun.

Según Lynne, su hija comenzó a beber alcohol a los 13 años, después de que la también actriz se retiró del programa de televisión The Mickey Mouse club.

Luego estuvo un año en la escuela secundaria de su ciudad natal Kentwood, Louisiana, donde perdió su virginidad en la casa de su novio, un futbolista de 18 años.

A la edad de 15 años, Britney probó por primera vez las drogas, en especial cocaína y marihuana, cuando la aún adolescente grabó en la ciudad de Los Angeles su álbum debut Baby one more time de acuerdo con la historia que relata su mamá.

La intérprete de famosos temas como Toxic, Ooops, I did it again y Gimme more siguió su carrera y su madre le permitía dormir con Justin Timberlake, aun cuando aseguraba que era virgen.

Estas revelaciones, según el diario británico, trascendieron la noche del miércoles previo a la publicación de las memorias de Lynne, de 53 años, prevista para el próximo 16 de septiembre.

La mamá de Britney lamentó asimismo haber dado el control de la carrera de su hija a representantes y permitido ser promovida, desde sus primeros videos y a tan corta edad, como un objeto sexual.

Para Lynne, la vida desenfrenada que su hija experimentó en la adolescencia como una estrella del espectáculo, es la raíz de sus actuales problemas.

Uno de los conflictos a los que Britney se enfrentó en los últimos años fue la batalla legal por la custodia de sus dos hijos, la cual fue otorgada a su ex marido Kevin Federline.