latercera.cl

9 de noviembre de 2008

ESPECTÁCULOS

Bonvallet reconoce que estuvo con prostitutas durante desaparición

A través de una entrevista televisiva pidió perdón a su mujer.


07/11/2008 - 23:10

El comentarista y director técnico de fútbol Eduardo Guillermo Bonvallet renoció esta noche que estuvo con prostitutas durante su desaparición de 16 horas la semana pasada.

El ex técnico de Deportivo Temuco fue invitado por dos hombres que no conocía, tras permaneecer en el pub Liguria de Avenida Manuel Montt, a un departamento donde los esperaban algunas mujeres, cuyo número no precisó.

En entrevista con Chilevisión, Bonvallet reconoció, al ser consultado si esas mujeres eran trabajadoras del comercio sexual, que "eran prostitutas. Es que ustedes me pueden sacar el alma (pero) cuando tomo un micrófono en la radio, le enseño a la gente a no faltar a la verdad, aunque uno se equivoque", sostuvo.

La madrugada del martes 28 de octubre, el comentarista pasó al Liguria de calle Pedro de Valdivia tras su programa Bonvallet 2.0 acompañado de dos de sus compañeros de labores. Cuando a ellos "se les acabó la plata, partí al Liguria, solo, de Manuel Montt",relató.

Bonvallet dijo que habitualmente un garzón de significativa estatura lo protege en esas salidas para que la gente no le hable de fútbol. Sin embargo, dijo que esa noche se acercó a dos mujeres "porque me sentía sólo, pero no tenía ningún interés en salir con ella".

Luego de conversar, "dos personas, que no conozco, me dijeron 'vamonos a un departamento'. Terminamos  en ese departamento, donde habían niñas (amigas de ellos) y alcohol", expresó Bonvallet, tras lo cual reconoció que "(esas niñas) eran prostitutas".

El DT dijo que mientras estaba en su noche de "carrete a la vena", sus familiares lo llamaron a su celular, ante lo cual "entré en pánico" y apagó su teléfono.

"Tomé 2.5 de alcohol lo que me trajo como consecuencia, que fuera por la calle Antonio Varas a mi casa, pero me arrepentí y doblé en Bilbao para ir como un niño a la casa de mi madre", lugar donde terminaron sus 16 horas de desaparición.

Asimismo dijo que tras confesar a su mujer el hecho, ésta no le habla y "es muy difícil que me perdone".