latercera.cl

10 de octubre de 2008

Fútbol

Crisis en Boca Juniors le da la razón a Manuel Pellegrini

El camarín xeneize está quebrado y todos señalan a Juan Román Riquelme como causante, jugador que marginó el DT chileno del Villarreal por conflictivo. 


08/10/2008 - 10:21

Tres derrotas en los últimos cuatro partidos en el torneo Apertura 2008 argentino aflojaron el débil soporte de una situación crítica interna en el Boca Juniors, que ha dejado a Juan Román Riquelme como eje de varias controversias. El mismo jugador que Manuel Pellegrini separó del plantel de Villarreal por conflictivo.

"Riquelme es una persona complicada, difícil de manejar. En los partidos algunos compañeros se molestan por sus actitudes. En unos aparenta correr; en otros aparenta estar pasivo. Y levanta rumores de los mismos compañeros", disparó el defensa paraguayo Julio Cáceres en Asunción.

La respuesta del creativo jugador argentino no se hizo esperar. "Por algo (Cáceres) se fue mal de todos los equipos. Quizás me usa a mí para que lo echen del club", dijo en Buenos Aires, donde esta semana se entrena con la selección de su país que se enfrentará el sábado a la de Uruguay.

Tener problemas con Riquelme, fichado por el Boca Juniors en 2007 por 15 millones de dólares, récord histórico para el fútbol argentino, hace prever que el central paraguayo quedó con un pie fuera del equipo.

"Este muchacho (por Cáceres) genera malestar y causa problemas en el vestuario", indicó Riquelme, señalado por algunos medios de prensa de Buenos Aires como el responsable de que el portero Mauricio Caranta haya decidido no jugar el domingo ante Estudiantes de La Plata, partido que los boquenses perdieron por 1-2 en La Bombonera.

Caranta fue separado del equipo y el entrenador Carlos Ischia asumió la responsabilidad de su baja por "cuestiones técnicas", pero en pocos días se descubrió que había sido el guardameta el que no quiso jugar cuando el presidente del club, Pedro Pompilio, avisó que le pediría "explicaciones".

Inmediatamente, parte de la prensa deslizó que era Riquelme el que no quería a Caranta en el equipo. El portero salió a decir que se había "bajado" del equipo por un problema personal "muy delicado" que no aclaró.

La tercera derrota en cuatro partidos dejó a Boca Juniors a ocho puntos de distancia del líder San Lorenzo de Almagro, que se perfila como el máximo candidato al título de campeón.