latercera.cl

12 de noviembre de 2008

Fútbol

Conmoción por festejo en honor a jugador preso por matar a dos hermanos

David Norris, volante del Ipswich inglés, fue sancionado por dedicarle un gol a Lucas McCormick, ex portero actualmente preso por atropellar a dos niños.


11/11/2008 - 07:22

En el duelo entre el Ipswich y el Blackpool del sábado por la Championships League inglesa estalló la polémica. David Norris marcó el tanto del triunfo para la visita en un cerrado partido y corrió hacia la hinchada haciendo el gesto de tener las muñecas esposadas, en homenaje a su amigo, Lucas McCormick, ex portero del Plymouth, quien se encuentra en prisión por haber matado a dos niños.

El otrora arquero (de 25 años) cumple ya dos meses encarcelado, de una condena de siete años, luego de que, conduciendo en estado de ebriedad, chocara con el auto de la familia Peak, causando la muerte de Arron, de 10 años, y Ben, de siete. McCormick venía, precisamente, de la boda de Norris.

La actitud de Norris generó un amplio rechazo y una gran polémica en Inglaterra asegura el diario Daily Mail. Al punto que el Ipswich optó por multar al volante y advertirle que no tolerará conductas similares.

La madre de los niños, Amanda, también habló de la celebración y aseguró que "estoy muy triste. Esta celebración ha sido una falta de respeto para mis hijos y mi marido. Norris hizo eso delante de miles de aficionados, incluidos niños, y les envió un mensaje equivocado de que se puede conducir borracho y de que está bien matar a alguien", dijo al diario británico Daily Mirror.

Tal impacto ha tenido el hecho, que la Asociación de Fútbol (FA) solicitó un informe sobre los hechos y pidió al volante explicaciones por sus actos.