latercera.cl

8 de julio de 2008

Tenis

Venus Williams venció a su hermana Serena y logró su quinto Wimbledon

La estadounidense no tuvo piedad en la final imponiéndose por 7-5 y 6-4, logrando por quinta vez el título del Abierto de Inglaterra, revalidando el título de 2007 sin perder un solo set.


05/07/2008 - 11:45

La tenista estadounidense Venus Williams (7° de la WTA) venció en la final a su hermana Serena (6°) por 7-5 y 6-4, para obtener así por quinta ocasión el trofeo de Wimbledon, tercer Grand Slam del año.


La vencedora pudo así revalidar la corona obtenida el año pasado sin ceder un solo set, sumándose a los títulos de 2000, 2001 y 2005, además de obtener su séptimo "Major", uno menos que Serena, ya que también había ganado dos US Open.


Con esta victoria, además, pudo igualar el registro de duelos individuales entre ellas, para quedar 8-8 y tomarse "revancha" de las finales de Grand Slam, pues ganó recién su segunda en siete ocasiones.


La mayor de las Williams, de 28 años, no partió bien el partido, pues cedió su servicio recién en el segundo game. El viento reinante en la cancha central del All England Tennis Club complicó por largos pasajes el juego de ambas tenistas


Sin embargo, Venus tuvo la calma para romper el servicio de Serena en el octavo juego para salvar el set y, posteriormente, quebrar otra vez en el duodécimo para llevarse por 7- el primer parcial en 53 minutos.


En la segunda manga, Serena intentó apelar a su experiencia como bicampeona de Wimbledon (donde le ganó precisamente a su hermana en 2002 y 2003) para meterse en el juego y pelear el tercer game por largos 15 minutos, para romper finalmente e irse 2- arriba.


Finalmente, un par de errores en la red le impidieron mantener su servicio y Venus quebró para ponerse dos iguales. Esto le dio confianza para seguir adelante y jugar al máximo de sus capacidades en el duodécimo juego, donde aprovechó su segundo match point para imponerse por 6-4 en 58 minutos.


En definitiva, un afectuoso saludo entre dos hermanas que además se darán el lujo de disputar el cotejo decisivo en el dobles. El césped de Londres les sienta bien, porque al menos una de ellas estuvo en ocho de las últimas nueve finales de Wimbledon.


Ahora ambas se prepararán para su desafío más importante del año: defender a Estados Unidos, tanto en singles como en dobles, en los Juegos Olímpicos de Beijing.

 

EL DÍA