Hija de Woody Allen revive la peor acusación contra el director

Dylan Farrow habló, por primera vez en una entrevista en TV, de los supuestos abusos que sufrió desde los siete años. Numerosos actores y actrices le han dado su apoyo públicamente, mientras Allen ha vuelto a negar las acusaciones.


Con el rostro serio y sin asomo de duda, Dylan Farrow (32) recreó una demoledora acusación contra su padre adoptivo, Woody Allen (82): “Mi padre me llevó a un pequeño espacio en el ático en la casa de campo de mi madre en Connecticut. Me dio instrucciones para que me acostara boca abajo y jugara con el tren de juguete de mi hermano. Se sentó detrás de mí en la entrada, y mientras jugaba con el tren, fui abusada sexualmente”. Así rememoró ayer la actriz uno de los abusos que dice haber sufrido desde los siete años por parte del cineasta de Manhattan.

“Estoy contando la verdad. Es importante que la gente se dé cuenta de que una víctima, un acusador, importan. Y son suficientes para cambiar las cosas”, añadió en la entrevista emitida por el programa CBS This Morning.

Es la primera vez que Dylan Farrow se refiere en la televisión a este tema. El caso salió a la luz en 1992, durante el escandoloso divorcio de su madre Mia Farrow y Allen, por la relación de este con su también hija adoptiva Soon-Yi. Entonces la acusación no pudo probarse.

En 2014, cuando el cineasta recibía el Globo de Oro a la trayectoria, su hija adoptiva envió una carta a The New York Times, donde denunció su experiencia como víctima de abusos. “Desde que tengo memoria, mi padre siempre me había hecho cosas que no me gustaban. No me gustaba con cuánta frecuencia me apartaba de mi madre, mis hermanos y mis amigos para estar los dos a solas. No me gustaba que me metiera su dedo pulgar en la boca. No me gustaba tener que meterme en la cama con él, bajo las sábanas, cuando él estaba en calzoncillos”, rezaba parte del escrito.

Ahora, en medio de las campañas Time’s Up y #MeToo en protesta contra el acoso y abuso sexual, Dylan ha revivido el tema. “¿Por qué Harvey Weinstein y otras celebridades acusadas han sido expulsadas de Hollywood, mientras que Allen acaba de firmar un acuerdo multimillonario con Amazon, con la aprobación del exejecutivo de Amazon Studios Roy Price -antes de que fuera acusado de acoso sexual y tuviera que dimitir por ello-?”, cuestionó en una carta enviada a Los Angeles Times.

La actriz lleva más de dos décadas sosteniendo la misma versión; no obstante, Allen -que estrena filme en Chile la próxima semana- lo ha negado siempre. “Nunca abusé sexualmente de mi hija, como ya concluyeron todas las investigaciones que se realizaron hace 25 años”, afirmó en una breve declaración, donde además aseguró que ella está usando “cínicamente” la situación actual para repetir una “acusación desacreditada”.

Repercusiones

Las reacciones tras el descontento manifiesto de Dylan no se han hecho esperar. Bajo el eslogan “Yo te creo, Dylan”, varias actrices y directoras -entre ellas Natalie Portman, Reese Witherspoon, America Ferrera y Shonda Rhimes- le demostraron su apoyo en una conversación con Oprah Winfrey en el canal CBS.

Como ellas, otros también han expresado su arrepentimiento de haber trabajado con Allen. Ellen Page, David Krumholtz, Rachel Brosnahan, Griffith Newman, Greta Gerwig y Mira Sorvino son algunos de los que rodaron con el director y hoy, aseguran lamentarlo.

“Incluso si amas a alguien, si te enteras de que pueden haber cometido estos actos despreciables, deben ser expuestos y condenados, y esta exposición debe tener consecuencias. Nunca volveré a trabajar con él”, declaró Sorvino en una carta abierta a Dylan hace pocos días.

Asimismo, la actriz Rebeca Hall, quien es parte del elenco de la última producción del cineasta A rainy day in New York (2018). anunció que donará a Time’s Up, el dinero que ganó en el filme para demostrar su arrepentimiento de haber participado en la cinta. Misma decisión tomó el actor de la película Call me by your name, Thimotée Chalamet, quien también protagoniza la nueva cinta de Allen.

Chalamet explicó que -si bien por términos contractuales no puede referirse directamente a su decisión de trabajar con Allen- no quiere sacar provecho de su rol en esta película. Con ese objetivvo decidió donar su sueldo a tres organizaciones benéficas que apoyan a víctimas de abusos sexuales: Time’s Up, RAINN y The LGBT Center en Nueva York.

Seguir leyendo