La U avanza en la Copa Chile pasando susto

Los azules ganaban cómodamente por 2-0 y en los últimos seis minutos terminaron cediendo un empate impensado.


Universidad de Chile selló con autoridad al comienzo y angustia sobre el cierre su clasificación a las semifinales de la Copa Chile, tras empatar por 2-2 con San Luis, en el Estadio Nacional. En la ida, disputada en Quillota, el elenco azul se impuso por 0-1. En la próxima ronda, el rival será Antofagasta.
En el papel, se esperaba un partido difícil para el conjunto adiestrado por Guillermo Hoyos. Los de la Quinta Región, que de la mano de Miguel Ramírez se han transformado en un oponente respetado, venían con la misión de revertir la llave. Además, la U no contaba con Jhonny Herrera, Gonzalo Jara, Jean Beausejour y Mauricio Pinilla, todos con la selección chilena.
Sin embargo, aquello sólo se vio al final, cuando la visita encontró el balón y causó daño, ante el relajo del local. Durante la mayor parte del partido no pudo ser el equipo sólido, ofensivo y peligroso que pretendía y que fue a comienzos de semestre, ni los estudiantiles sintieron las ausencias de sus cuatro seleccionados.
Buena parte de la responsabilidad fue de la dupla delantera de los laicos. Sebastián Ubilla y Nicolás Guerra, de 18 años, realizaron una gran faena ayer en el recinto de Ñuñoa.
A los 36’, el juvenil que tuvo un paso por las inferiores de Cobreloa enfrentó mano a mano al arquero Ignacio González, pero su remate se fue desviado.
La U siguió insistiendo y seis minutos después pilló mal parado y regalado en defensa a San Luis. Guerra habilitó al Conejo y éste definió de volea.
Empezando el segundo tiempo, Guerra cerró su buena faena con el 2-0 parcial mediante un cabezazo.
El trámite era muy tranquilo. Tanto, que la U se relajó demasiado y dejó venir a la visita, que en seis minutos le empató el partido y llenó de nervios a los azules. Ronald González (84′) y Manuel Bravo (90’+1′) igualaron el marcador. Eso sí, no le alcanzó y los de Hoyos clasificaron, aunque con un susto innecesario.

Seguir leyendo