El abuelo de la revolución

Foto: Agenciauno

Con 27 años, el lateral Óscar Opazo marca el techo de edad de la lista con la que Rueda trabaja el futuro.


El más viejo de la lista joven. Óscar Opazo, con 27 años, fue incluido en la primera nómina de jugadores del medio local que Reinando Rueda confeccionó para iniciar su proyecto en la Selección. Una lista hecha con un solo propósito: encontrar el recambio en la Selección.

Su edad, no obstante, propicia la interrogante y hace nacer la curiosidad: ¿un jugador de 27 años calza en un proyecto de renovación? El DT colombiano así debe creerlo, ya que el rango etario inicia en la mayoría de edad y se cierra con el Torta. ¿Por qué no convocó a estas prácticas a veteranos tipo Jara o Beausejour?

A fines de 2016 consiguió su primera citación oficial para una fecha clasificatoria con Chile, aunque no jugó. El debut tuvo que esperar hasta la China Cup de 2017, en donde fue pieza fundamental para la consecución del título. Su gran actuación por la banda derecha la culminó con una asistencia a Sagal en la final del torneo.

Fue en la antesala de la cita asiática cuando declaró contundente que el recambio, tantas veces cuestionado, sí existía: “Está en nosotros, no más”, aseguró con fuerza, al referirse a los citados para competir en China.

En la actualidad, no obstante, prefiere matizar sus palabras. “No me gusta la palabra recambio. Hay que tener respeto por los jugadores que nos han entregado tanto ya que ninguno ha renunciado, así que no podemos hablar de recambio. Tengo que trabajar para ganarme un puesto”, señaló ayer en rueda de prensa.

Además, al ser consultado sobre si sus anteriores nominaciones lo ponen en ventaja con respecto a sus compañeros menores el lateral, siempre correcto, no concordó con el análisis: “No me siento con ventaja por haber estado con Pizzi. Es un proceso nuevo, los jugadores que están en Europa continúan, pero mientras hagamos las cosas bien en los clubes, todos tendremos posibilidades”.

Rueda ya trabaja en la renovación. Conocer el material joven del fútbol chileno es su primer paso para lograrla, y el porteño aún es considerado como uno. Con su despunte tardío y encontrándose en la mitad de su carrera, el zaguero es quien pone el límite.

Tras su extensa carrera en Wanderers, donde se formó como profesional y superó los 200 partidos oficiales, llegó a Colo Colo a mediados del año pasado. Su trayectoria con el Decano, combinada con su habilidad futbolística, lo llevaron a adueñarse del flanco derecho en el once de Guede.

Ahora buscará apoderarse de un puesto en la Roja. Allí, donde pese a su edad, sigue siendo considerado una promesa.

Seguir leyendo