Adiós a los jueces de línea

La ATP quiere eliminar los fallos de los árbitros y está determinada a que la tecnología decida todas las bolas del juego.


El tenis vive cambios y está próximo a experimentar otros. El laboratorio de pruebas serán las Next Gen Finals, la primera Copa de Maestros Sub 21, que se disputará entre el 7 y el 11 de noviembre en Milán. Ahí se espera la presencia de las ocho mejores figuras emergentes, donde destaca el alemán Alexander Zverev (4º), quien también probablemente abroche su boleto a las Finales de la ATP de Londres, el tradicional Masters adulto.

La cita de Italia ya había anticipado algunas modificaciones, como la implementación de sets de cuatro juegos (al mejor de cinco mangas y con tie break en caso de ir 3-3), un reloj en la cancha para contabilizar el tiempo entre servicio y servicio, la eliminación del let en el saque, la autorización para que los jugadores puedan recibir instrucciones de sus técnicos en la cancha (coaching) y los calentamientos serán más cortos.

Tampoco habrá ventajas; sólo se permitirá una asistencia médica durante todo el partido y los espectadores podrán moverse libremente por las tribunas sin esperar el descanso de los jugadores para hacerlo.

Sin embargo, ahora la ATP realizó un nuevo anuncio: el ojo de halcón en vivo, una tecnología que automáticamente determinará si una pelota entró o no dentro del rectángulo. La medida promete ser controversial, pues dejará sin trabajo a los jueces de línea, ya que solamente será permitida la presencia del juez de silla.

Esta tecnología estará presente en todas las líneas y el resultado de la alerta será acompañado con la visualización de la jugada en todas las pantallas de video alrededor de la cancha. En tanto, las faltas de pie serán determinadas por un “oficial de revisión”, quien estará monitoreando las cámaras ubicadas en las líneas de base y centrales.

“Este podría ser un momento histórico para el arbitraje en nuestro deporte”, comentó en el sitio oficial del torneo Gayle David Bradshaw, vicepresidente ejecutivo de reglas y competencia de ATP.

“Nuestros atletas trabajan increíblemente duro y merecen el arbitraje más excelente y más exacto que podemos ofrecer. La tecnología está ahora en un lugar donde nos sentimos cómodos probando este nuevo sistema, en un ambiente de torneo real. Las Next Gen ATP Finales en Milán son el lugar perfecto para hacer esto, y esperamos poder monitorear los resultados y evaluar los méritos”, añadió.

La intención de la ATP es agilizar el tenis para hacerlo más atractivo y rentable para la televisión. “El deporte y la industria del entretenimiento cambian a toda velocidad, así como la manera en que los aficionados consumen nuestro circuito. Este torneo no gira únicamente en torno a la siguiente generación de jugadores, sino también sobre la nueva generación de aficionados. Hemos creado este torneo precisamente para observar elementos potenciales en un entorno de primer nivel”, expresó hace unos meses Chris Chermode, presidente de la entidad.

De todos modos, antes de que estas innovaciones lleguen al circuito, los tenistas tendrán la palabra para decidir sobre el futuro.

Seguir leyendo