Agustín Farías y su aventura por Chipre: “En menos de tres meses, pasé de La Cisterna al Bernabéu”

Autor: M. Parker C.

El ex volante de Palestino repasa sus primeros meses en Europa. Recuerda su encontrón con Marcelo, enfrentando al Real Madrid. Confiesa estar viviendo un sueño.


Agustín Farías contesta a La Tercera y se muestra dispuesto a hablar. Ni siquiera el cansancio de haber terminado recién la práctica lo frena. Está feliz, y quiere transmitir su experiencia. Son las 20.45 horas en Chipre y el Apoel, su nuevo equipo, acaba de finalizar el entrenamiento. “Acá entrenamos tarde. El calor es tremendo, y eso que ahora ha bajado un poco. En este momento tenemos 36°. Hace un tiempo atrás no bajaba de los 45°. No se podía salir de la casa”, comienza contando.

Hoy, el argentino suma casi tres meses como refuerzo del multicampeón de Chipre. El ex capitán de Palestino, que está a préstamo por un año, intenta hacerse un nombre en Europa. “El Apoel es el equipo más grande, más popular de acá. Lleva cinco años siendo campeón y vamos por el sexto. Si lo conseguimos seríamos el primer equipo en Chipre en lograr esa racha. Acá hay obligaciones, y una de esas era entrar a la Europa League o a la Champios League. La segunda la cumplimos”.

Y es que el torneo que reúne a los mejores clubes de Europa terminó convirtiéndose en un sueño cumplido del transandino. Enfrentó al Real Madrid, por la Champions, en el duelo que se disputó en el Santiago Bernabéu. Su equipo cayó por 0-3. “Fue algo muy lindo. Nunca se me cruzó por la cabeza debutar en el Bernabéu contra el Real Madrid. En menos de tres meses, pasé de La Cisterna al Bernabéu, sin desmerecer a Palestino. Es algo que jamás olvidaré”, revela. En el duelo, en el que jugó los últimos 30 minutos, fue amonestado por una infracción contra Marcelo. “Tuve un cruce con Marcelo y me sacaron amarilla por pegarle una patada. Al final del partido me acerqué a ofrecerle disculpas y no me las aceptó. Se enojó por la falta, pero le pedí disculpas y no sé qué habrá pensando él. Son cosas que quedan ahí”, agrega el jugador de 29 años. También le tocó marcar a Cristiano Ronaldo: “Juega muy bien. Las veces que me lo crucé se ve una persona muy normal. Sí me llamó la atención que quería hacer todos los goles. Tuvo como seis o cinco chances y las quería hacer todas”, comenta.

Del enfrentamiento ante los merengues se llevó un obsequio que, seguramente, guardará con mucho sentimiento: “Al final del partido me acerqué a Ramos y le pregunté si podíamos cambiar de camiseta. Pensé que me podía decir que no, como son jugadores que están a otros nivel. Sin embargo, accedió y me las intercambianos una vez que estuvimos al interior del estadio”.

Sobre su futuro, Farías dice estar viviendo el momento. Sabe que el próximo año, Apoel deberá decidir si hace válida la opción de compra a Palestino. “Tengo contrato por un año con el Apoel. Si no me compran, tengo que volver a Palestino. Ahora que di el salto a Europa es lógico que me gustaría seguir acá. Sin embargo, en algún momento me gustaría volver a Palestino. Soy un agradecido de ese club”, cierra.

Seguir leyendo