Al triángulo le falta una punta

Arturo Vidal y Charles Aránguiz destacan en Alemania. El Príncipe fue el mejor de la cuarta fecha de la Bundesliga. Quien aún no retoma su nivel es Marcelo Díaz, en el fútbol mexicano. Pizzi sigue con atención al cerebro de la Roja.


El mediocampo de la selección nacional es sin duda el arma principal y, en gran parte, el responsable de los éxitos que ha logrado la Roja. En Marcelo Díaz, Charles Aránguiz y Arturo Vidal se resume el funcionamiento del equipo, que se resiente cada vez que uno ellos no está en sintonía.

Las buenas noticias para Juan Antonio Pizzi llegaron desde Alemania, donde Charles Aránguiz y Arturo Vidal fueron elogiados por la crítica especializada en los partidos que ambos jugaron por la cuarta fecha de la Bundesliga, mientras que en México, la irregular campaña de los Pumas de la UNAM no ayuda a Díaz.

A Pizzi le preocupa el rendimiento del cerebro de la Roja, puesto que cada vez que no estuvo o que su rendimiento no fue el más destacado, los resultados para el Equipo de Todos han sido deficientes.

Carepato ha sido criticado por la prensa mexicana, que parece no tenerle paciencia pese a que se integró recién esta temporada y a que el nivel grupal de los felinos es de regular hacia a abajo.

Macanudo y su cuerpo técnico se han preocupado de recuperar a una de sus principales figuras. Incluso, en la previa de los partidos ante Paraguay y Bolivia, se vio al DT conversando de manera especial y más extensa con él que con el resto de sus compañeros. Pizzi quiere de regreso al Díaz que jugó la Copa Confederaciones hasta su fatalidad de la final .

Una realidad opuesta a la de Marcelo Díaz es la que desde el domingo le ha tocado vivir a Charles Aránguiz. El Príncipe se adueñó de las portadas y también del equipo de la semana de la liga germana. Con la camiseta del Bayer Leverkusen, fue el mejor evaluado con 20 puntos, superando a Thomas Müller y Robert Lewandowski, del Bayern Múnich, quienes junto a Kevin Volland componen el ataque ideal del fin de semana en Alemania.

Aránguiz recuperó el nivel que lo ha convertido en una bujía de la escuadra nacional. El ex volante de Universidad de Chile juega en el Leverkusen más retrasado de lo que acostumbra en la Roja. Una de sus principales responsabilidades en Alemania es defender y ubicarse entre los centrales.

Aránguiz también desarrolla tareas ofensivas sin límites y sus recorridos en la cancha son más extensos. De hecho, en el duelo ante el Friburgo corrió 12,22 kilómetros. Adicionalmente realizó 68 pases y tocó el balón en 94 oportunidades.

El Príncipe calificó positivamente su último partido. “Jugamos bien. Eso te da confianza, algo que viene bien en una liga muy dura”, dijo a la página oficial de la Bundesliga.

Aránguiz, quien no tuvo una buena temporada 2016-2017, destacó el cambio que ha mostrado en el inicio de una nueva competencia. “Hoy en día me siento más adaptado al grupo, eso me ayuda a entrenar y jugar mejor”, cerró el oriundo de Puente Alto, quien además espera llegar con el mejor rendimiento a enfrentar los últimos dos duelos de las Eliminatorias sudamericanas.

La tercera punta del triángulo más importante para Juan Antonio Pizzi es Arturo Vidal, quien no regresó bien anímicamente a Alemania, tras las derrotas ante Paraguay y Bolivia. El técnico del Bayer Múnich, Carlo Ancelotti, señaló que “Vidal volvió sin problemas físicos. Sólo está cansado y triste por los resultados de su selección”. El DT lo sacó de las convocatorias y le ordenó un trabajo especial, al que el King respondió de la mejor manera. Vidal regresó con todo a los pastos alemanes y se lució en la victoria de su escuadra sobre el Mainz.

El volante exhibió su mejor repertorio, ese al que Pizzi quiere apelar para encaminar nuevamente a la Roja hacia la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Las respuestas y soluciones comienzan a aparecer para Macanudo, quien se reunirá con los referentes de la selección en su viaje por Europa, donde pretende reforzar la idea futbolística con la que pretende superar a Ecuador y Brasil en el cierre de las Eliminatorias mundialistas.

Seguir leyendo