Albert Torras: “El proceso de formación de Dani debió empezar antes”

El entrenador español, que trabaja con Daniela Seguel desde noviembre, considera que la tenista nacional es un diamante aún por pulir.


Tras entrenar a destacadas figuras, el español Albert Torras sigue de cerca los pasos de la tenista nacional Daniela Seguel. Desde noviembre pasado, el coach trabaja con la número uno del país y, como se comprobó la semana pasada en el WTA de Bogotá, en el cual la Pantera llegó a cuartos de final, los resultados no se han hecho esperar. Con mucha sinceridad, Torras habla con La Tercera y puntualiza los aspectos que debe corregir Seguel.

Tras una buena semana en Bogotá, Daniela Seguel no pudo mostrar su mejor juego ante Ana Bogdan, ¿cómo lo vio desde la grada?

La otra chica jugó muy valiente. Sabíamos cómo jugaba, va para adelante, tiene muy buenos golpes, se mueve bien. Se le hizo grande. El primer set de Bogdan está muy bien jugado, pero hasta el segundo set, con 5-1, sólo había hecho tres puntos; el resto, eran errores de Daniela. De cómo estar asustada, de no controlar los nervios. Es una falta total de experiencia, de ganar dos partidos buenos, de que te digan que estás jugando muy bien, y no saber manejarlo.

¿El resultado fue una sorpresa, tras lo visto en partidos anteriores?

Cuando Dani puede hacer su juego, la bola empieza a hacer daño. Bogdan la desbordó y no encontró portería, no tuvo por dónde salir. El segundo set no hubo partido, estuvo asustada. Es un tema mental, de experiencia, de pasar más veces por estos momentos. Eso lo da jugar, jugar, jugar.

¿Qué balance hace de la actuación de Seguel en Bogotá?

Este partido de cuartos de final es una experiencia. Entre ganar y perder hay una diferencia pequeñita. Ha sido una semana fantástica, no la esperábamos. Ella ha ido viendo en todos los partidos que tenía muchas opciones de perder hasta que llegó el partido de cuartos de final. Ahí pensó: ‘Uy, ahora estoy jugando bien, ahora puedo ganar a cualquiera’. Ahí es cuando te equivocas.

¿Se van contentos de Bogotá?

Estoy muy contento con el balance del torneo. Además, ha sido una semana muy dura, con lluvia, paras, primeros turnos. Luego, dobles, juegas en otro lado…

¿Qué ha cambiado en su juego en los últimos meses?

Empezamos una pretemporada… Ganó un torneo en Sevilla a finales de noviembre. Vale, pero jugaba de una manera totalmente distinta a como está jugando ahora. Hemos cambiado todo. Desde la derecha, no el swing, pero sí el inicio. Entender que su derecha no hace falta pegarla tan fuerte, y jugar más adentro y afuera. Eso es lo primero. El saque, el resto y la finalización de jugadas. Está voleando muy bien, como se vio ante Tatjana Maria.

¿Y qué le falta por mejorar?

Todo eso está muy mejorado, pero en el tenis hay tres aspectos: el juego, el físico y el mental. A nivel físico, está mejorando. Pero es una chica que, por la calidad de resistencia que tiene, le falta explosividad. Y a nivel mental está muy verde. Con 25 años, tiene un nivel alto de tenis, lleva cuatro años acabando entre las mejores 200, pero nunca ha dado el salto de ir por arriba. Está muy ensuciada. Está habituada a que le igualen partidos con gente que no debería. La parte mental es la que más cuesta entender, asimilar y ejecutar en la pista.

¿Cómo ha sido el trabajo en los entrenamientos?

Después del triunfo en Sevilla, hicimos la etapa de indoors y, a partir de ahí, empezamos a hacer los cambios de tenis que te decía antes. Ver el concepto de que ella ganaba metiendo, luchando y sólo poniéndola. Jugando en torneos de nivel bajo, todo se iguala y ella no acaba de entender qué hacer. En cambio, ella volea un huevo, saca bien, saca mejor de lo que ella cree. Es un aspecto mental que hay que trabajar.

¿Cuáles son los objetivos con Seguel para esta temporada?

Mientras se pueda, la idea es jugar todo por arriba. Iremos a Stuttgart y Rabat, quizá jugaremos algún 100 mil. Luego, la qualy de Roland Garros y después todo irá en función de si entra en la qualy de Wimbledon. Con estos 80 puntos en Bogotá, creo que le va a dar si suma algún partidito más. El objetivo de este año es ponerse ahí y ver qué pasa. Entender que compites contra gente buena y que estás a su nivel. Un día ganas, otro pierdes. En el proceso de Dani, este año es clave en su vida. Cuando empezó conmigo, había jugado cuatro WTAs en toda su carrera, ahora casi solo ha jugado WTAs. Es un proceso de formación, que debía haber empezado un poco antes, pero que por circunstancias se da ahora.

Usted ha entrenado a jugadores como Albert Montañés y Federico Delbonis, pero con Lara Arruabarrena y ahora con Seguel dio el salto al femenino, ¿qué diferencias existen entre ambas ramas?

Es distinto. Con las chicas dormimos en habitaciones separadas. En el masculino, se suele compartir habitación. En el femenino, esto te permite concentrarte más en el análisis de los partidos, una relajación y distancia que son necesarias. Y luego, en la pista, está el coaching on court, que es muy positivo.

¿Qué puede aportarle en estas charlas el coaching en la cancha?

Siento que soy parte tanto de las victorias, como de las derrotas. Uno puede intervenir de alguna manera en los partidos. Uno está fuera, más relajado que la jugadora, y puede analizar mejor tácticamente el partido. Esto se va apuntando y en el momento de la conversación se le transmite a la jugadora. Son tres o cuatro detalles que pueden cambiar la tónica de un partido.

#Tags


Seguir leyendo