Aníbal ofrece su cabeza

El presidente de Colo Colo se exhibe afligido: dice estar cansado, que no descarta dejar la testera, que se ha “trapeado” con su persona y que evalúa si vale la pena.


Aníbal Mosa dice que no lo está pasando bien como presidente de Blanco y Negro. Así lo aseguró en la conferencia que convocó ayer, tras el cisma desatado al interior del directorio, con la renuncia de Paloma Norambuena. Era también muy esperada su comparecencia luego del altercado con el Intendente de Antofagasta en Calama. Señaló que está “pensando muchas cosas” al momento de ser consultado por su continuidad en la institución. “No estoy acá para enriquecerme. Si no le estoy haciendo bien al club, no tengo problemas en irme”, afirmó. No es la primera vez que pronuncia mensajes similares.

Su pena actual viene arrastrándose desde el mentado conflicto que tuvo la semana pasada con el Intendente de la región nortina, Marco Antonio Díaz, en la previa del viaje de Colo Colo hacia Bolivia por la Copa Libertadores. “Me encuentro pésimo y mi familia lo ha pasado mal. Se ha trapeado con mi persona y uno se pregunta si vale la pena seguir estando acá”, expresó.

De hecho, entregó su versión de los hechos de ése 14 de marzo: “No hubo agresión física contra él. No hay ningún mea culpa o autocrítica, porque no hice nada. Llegó una persona al ascensor echando la caballería. Todo debería haber terminado en un intercambio de palabras”, aseguró. Y agregó: “Lo que se produjo fue una detención ilegal, con cargos falsos e inexistentes. El Intendente hizo un uso abusivo del poder y me denunció. La Fiscalía ya fue clara al respecto”.

Sobre el conflicto interno de la corporación, donde están enfrentados Paloma Norambuena y Fernando Monsalve (la primera, tras renunciar, denunció que el presidente del Club Social y Deportivo Colo Colo, les pedía “no hacer olitas a Mosa”), el timonel dijo: “Tienen que arreglarlo entre ellos. Cuando nos dividimos es cuando más mal nos va. Espero que este tema se solucione y le podamos dar estabilidad a Colo Colo. No ha sido una semana muy buena y esperamos que se llegue a un entendimiento y enfrentar una junta de accionistas en abril”.

“En Macul tenemos que tener una cercanía. Tenemos que llevar una buena relación. Yo no puedo estar alejado de la corporación. Ellos en el último tiempo han avanzado mucho y han tenido reuniones con los abogados y ellos estarían ad portas de obtener un vehículo legal”, agregó.

En cuanto a la situación del fin de semana, con el cobro del penal en contra por parte del árbitro Héctor Jona por simulación de Meneses, Mosa señaló: “Le mandamos una carta al Tribunal de Disciplina y al directorio de la ANFP por el desencuentro que pasó el domingo. Hemos dado la vuelta al mundo con imágenes del ridículo que estamos haciendo. Esperamos que esto se tome con seriedad el arbitraje en Chile”.

“Dentro de los escritos que estamos mandando, estamos diciendo que el partido se vició entero. Desde la deslealtad de Meneses y los errores de Jona. Estamos pidiendo que se levante la sanción a Guede. Fue una reacción de algo que ya venía viciado”, insistió, esperanzado en contar con el DT para el clásico ante la UC.

A su vez, pidió una sanción “severa” contra Meneses para que “estas cosas no vuelvan a pasar”.

Acchiardi también sale de ByN
La salida de Paloma Norambuena no será el único movimiento que se producirá en el directorio de Blanco y Negro. Según su entorno, Pablo Acchiardi, el otro representante del Club Social en el directorio de la entidad, dejará la mesa de la concesionaria apenas el CSyD determine quién reemplazará a Norambuena. Actualmente, Acchiardi forma parte de la Comisión Fútbol del club popular, un órgano que tuvo escasa influencia en los fichajes del Cacique para esta temporada.

#Tags


Seguir leyendo