El básquet sigue salvaje

Manuel Córdoba, dando instrucciones, en 2016.

Manuel Córdoba, técnico del Deportivo Valdivia, agrede a un árbitro local en un amistoso con Las Ánimas. El juez suspende el duelo, acepta las excusas posteriores del DT, pero le recomienda tratamiento psicológico.


Sábado. Minuto 7 del primer cuarto del amistoso entre Deportivo Valdivia y Las Ánimas. Una serie de cobros provoca la molestia del argentino Manuel Córdoba, técnico del CDV, que la emprende con Iván Palma, el juez del duelo. El coach transandino, de destacada trayectoria en Chile, le propinó un fuerte empujón. El árbitro suspende el partido.

La Asociación de Árbitros está reuniendo antecedentes: “Nos parece grave, y estamos tratando de tomar contacto con el árbitro agredido, que entendemos que es de una asociación local. Luego, veremos qué medidas seguir”, adelanta molesto Fernando Kursan, presidente de la entidad.

Tras el episodio, Córdoba entregó sus disculpas mediante una declaración en el Facebook del club: “Debo manifestar mi tristeza y arrepentimiento, toda vez que mi reacción no se condice con lo que como club siempre deseamos proyectar en cada instancia en que participamos”. Eso sí, el entrenador se queja de que el partido fuera suspendido.

Ayer, consultado por La Tercera, el DT trató de bajarle el perfil a su comportamiento: “Están preocupados por un incidente en un amistoso donde los involucrados son amigos y ya se disculparon. Son un medio serio. No perdamos el tiempo, por favor. He aportado mucho al básquetbol como para que me quieran ensuciar ahora”.

La víctima describe así lo sucedido: “Sí, fui agredido por el entrenador del CDV. No fue un combo, sino un empujón en el pecho con ambas manos. Córdoba me va a reclamar a la mitad de la cancha, dentro, por lo que le cobro técnica. Y en ese momento me agrede. Luego me ofreció disculpas, lo que valoro. Me las dio personalmente. Pero yo creo que igual necesita ayuda psicológica. No puede reaccionar así, aunque piense que estamos cobrando equivocadamente”.

De paso, precisa el vínculo que tiene con su agresor: “Somos conocidos, no amigos de salir juntos y esas cosas. Pero sí, yo he dirigido muchos años en Valdivia, fui jugador y técnico de la Dimayor, y en ese mismo ambiente nos conocemos. Por eso valoro que se haya disculpado”.

El reglamento no establece sanciones concretas para episodios que se producen en competiciones no oficiales. El viernes, Valdivia inicia ante Ancud su semifinale de zona en la lucha por el título de la liga nacional.

Seguir leyendo