Vidal ríe, Medel llora

El Rey está con un pie y medio en cuartos de final, luego del aplastante 5-0 de los bávaros sobre los turcos. El equipo del Pitbull sufrió en demasía al jugar con 10 más de 70 minutos. La vuelta será el 14 de marzo.


Jugar más de 70 minutos con un hombre menos es un suicidio si el rival es el Bayern Múnich. Eso le pasó al Besiktas. En un partido que empezó parejo, una expulsión sirvió de punto de quiebre para que el gigante bávaro, en su casa, sacara una diferencia prácticamente irremontable en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. 5-0 categórico.

Arturo Vidal contra Gary Medel. Un duelo de duros, una pelea de perros salvajes, un cruce de futbolistas que dejan todo en la cancha. El Allianz Arena de Múnich fue el escenario del tercer enfrentamiento en las carreras del Rey y del Pitbull. Uno en Chile que ganó Vidal (victoria de Colo Colo sobre Universidad Católica, en 2007) y otro en Italia, que terminó en empate (1-1 entre la Juventus y el Inter en 2015), era el registro previo. Medel sigue sin imponerse sobre su compañero de Selección, luego de una caída tan amplia como dolorosa.

El Besiktas atraviesa una Champions histórica, porque avanzaron por primera vez a octavos de final y son el primer elenco turco en ganar su grupo (se impusieron en sus tres partidos de visita, nada menos). Pero todo lo bueno que intentaron hoy se desvaneció en el minuto 16, con la tarjeta roja para Vida, uno de los defensas centrales.

Aquello trastocó el dibujo del cuadro de Estambul, afectando el desempeño de Medel. El mundialista comenzó el cotejo como volante central, y se topó muchas veces con Vidal en el inicio. En los 2’, el Pitbull fue a buscar al formado en Colo Colo, al medio del campo. Luego, en los 6’, le cometió infracción tras un duelo aéreo entre ambos. Pero con la baja de Vida, Medel pasó a la zaga, haciendo dupla con Pepe. Aunque en rigor, con 10, el Besiktas se metió muy atrás y defendían con más hombres. Sus punteros, Quaresma y Babel, se transformaron en laterales.

Con eso, el Bayern se adueñó del balón y de la cancha. Y con la apertura de la cuenta, la batalla se terminó. Costó, pero los de Jupp Heynckes inclinaron la balanza a su favor sobre el final del primer tiempo, con tanto de Müller, con un tiro algo imperfecto que pasó entre las piernas del golero Fabri (43’).

Fue el francés Kingsley Coman quien amplió las cifras, con un remate rasante (53’). Luego del 2-0, el técnico turco sacó al opaco ariete brasileño Vagner Love (reemplazante de Cenk Tosun, exgoleador del club, quien partió al Everton de Inglaterra) y metió al defensa Tosic. Con eso, Medel volvió a la zona de volantes. A esas alturas, sin embargo, se podía hacer poco para contrarrestar la diferencia de velocidad que tenía el Bayern. Los otros goles fueron de Müller (66’) y Lewandowski (78’ y 88’). Tanto Vidal como Medel fueron reemplazados cerca del epílogo.

“Hemos visto dos períodos diferentes. En la primera no tuvimos el ritmo del partido, nuestros pases no fueron buenos y el Besiktas nos atacó más. El primer gol, antes del descanso, nos dio una ventaja psicológica y en la segunda mitad se vio un Bayern diferente”, afirmó un conforme Heynckes.

La vuelta será el 14 de marzo, en Estambul, pero con una diferencia de cinco goles es más bien una quimera para el Besiktas de Gary Medel. Por el otro lado, Vidal queda en una extraordinaria posición para seguir en competencia, y soñando con ganar, por fin, esa Orejona que tanto desea.

Seguir leyendo