Con Bravo como titular, Manchester City sumó su primer tropiezo de la temporada y quedó eliminado de la Copa FA

Por la quinta ronda de la FA Cup, el Manchester City cayó derrotado por 1-0 frente al modesto Wigan. Bravo fue titular y no pudo hacer nada en el gol.


Despedida para Claudio Bravo. El primer adiós del año para el Manchester City. El modesto Wigan tuvo una jornada épica y demostró que en el fútbol todo es posible. Tal como en esa histórica final de FA Cup de 2013, David derrotó a Goliat. Los mismos rivales e igual resultado. El portero nacional no pudo hacer nada para evitar la derrota de su equipo por la cuenta mínima.

El estadio del Wigan Athletic está lejos de llenar su capacidad. Quizás, las abismales diferencias con el City desmotivaron a la hinchada del local. Comprensible. Es que el Wigan está en la League 1, equivalente a la tercera división del fútbol inglés. Chocar contra el equipo de Guardiola significa enfrentar al mejor equipo del país, plagado de figuras mundiales y con un juego que deleita. Difícil tarea para este humilde club, pero que sabe de grandezas: eliminó por FA Cup al West Ham y al Bournemouth, ambos participantes de la Premier League. En el fútbol no hay imposibles y a esta frase cliché se aferró el Wigan. Ese imposible se hizo realidad.

Como ha sido costumbre en las competiciones de copa inglesa, Guardiola hizo un equipo mixto entre titulares indiscutidos y jugadores que comúnmente son suplentes. Claudio Bravo forma parte de esos suplentes que son estelares indiscutidos en encuentros de la copa local. Esta vez no fue la excepción. La oncena estuvo marcada por la ausencia de varios inamovibles: Kompani, Otamendi, Walker, De Bruyne y Sterling. Sin embargo, el City tiene reemplazos de lujos.

Era de esperar el planteamiento de los clubes. El Wigan arropado con todo el ejército esperando un contragolpe para buscar el milagro. Los citizens en la de siempre, es que Guardiola no traiciona su estilo. Toque, toque, toque. Paciencia hasta generar el espacio y liquidar. Guendogan avisó en el comienzo pero el arquero rival respondió. De ahí en más dominó todo el City pero sin profundizar. A los 9′ apareció Bravo quien fue con rapidez y valentía abajo cuando su defensa pifió. El capitán de la selección fue la salida, distribuyó con calma y abrió la cancha. Al final del primer tiempo pasó algo inesperado, una ventana de esperanza se abrió para el Wigan gracias a la expulsión de Delph, luego de una grosera entrada.

Pese al hombre de menos, el City siguió en la misma tónica. Dominador absoluto. Guardiola ordenó el ingreso de Walker y De Bruyne para replantear tácticamente el partido. Le dio resultado ya que llegaron con mayor profundidad, mientras el rival esperaba por el milagro personificado de contragolpe o un error del rival. Así sucedió. Tras un error de Walker que dejó pasar el balón, la rapidez de la contra local pegó más fuerte que nunca. Will Grigg enfrentó mano a mano a Bravo y definió pegado al palo. Nada que hacer para el chileno. A

Adiós para Bravo. Así se despide el portero de una de las escasas competiciones donde su titularidad estaba asegurada. Pero el fútbol da revanchas y este domingo saldrá a la cancha para buscar el título en la Copa de La Liga. Es lo único que le queda.

 

 

Seguir leyendo