“A mi carrera le faltaba un grande”

Carlos Carmona fue presentado ayer por Mosa. Llega como un alivio al caos que se adueño de los fichajes de Colo Colo en el inicio de temporada.


Luego de varias semanas de confusiones, negociaciones trabadas o simplemente frustradas, Colo Colo logró sacudirse su confuso inicio de temporada con el fichaje del coquimbano Carlos Carmona (30 años), quien poniendo una buena cuota de interés personal en el asunto, logró liberarse de su vínculo con Atlanta United para fichar por el Cacique.

Así, el mediocampista se convirtió en la contratación más resonante de 2018, equivalente a las contrataciones de Jorge Valdivia, por los mismos albos, o de Mauricio Pinilla, por Universidad de Chile.

Y ayer se produjo el paso simbólico más importante: ponerse la camiseta alba ante la prensa en el estadio Monumental, con el presidente Aníbal Mosa celebrando esta alegría deportiva y dirigencial.

La ceremonia de presentación también incluyó al joven arquero iquiqueño Brayan Cortés, quien hasta el arribo de Carmona figuraba como el único refuerzo para el equipo de Pablo Guede.

“Estoy muy contento de estar en Colo Colo. A mi carrera le faltaba llegar a un equipo grande. Es la mejor decisión para mi familia y mi carrera”, expresó el volante, después de recibir la camiseta número 8, que usará en su estadía en el club y que estaba vacante desde la partida de Esteban Pavez al Sport Recife, de Brasil.

“Hay jugadores y plantel para poder soñar con la Copa Libertadores, pero debemos mantener los pies sobre la tierra”, aseguró el ex jugador de la Reggina y el Atalanta, en Italia, explicitando su confianza.

“Es un gran desafío. Nunca había tenido la posibilidad de jugar la Copa y me entusiasma mucho. Quiero ponerme a punto en lo físico lo antes posible”, añadió Carmona, quien en su currículo suma participaciones en dos mundiales juveniles (Holanda 2005 y Canadá 2007) y dos adultos (Sudáfrica 2010 y Brasil 2014), un caso único en el fútbol chileno.

Sobre el estado en que se integra al cuadro de Macul, se mostró muy seguro. “Mi estilo de juego no ha cambiado, es muy físico, he mejorado cosas tácticas. Se van a encontrar con un jugador más maduro del que se fue de Chile y con harto sacrificio”, explicó.

Donde la situación aún no se resuelve, es el caso de César Pinares, quien no ha conseguido desvincularse del Al-Sharjah, club de los Emiratos Árabes Unidos en el que fichó en septiembre y por el que sólo ha disputado seis partidos.

En cuanto a Marcos Angeleri (34 años), la situación se ha enfríado y en su lugar suge con mucha fuerza Juan Manuel Insaurralde (33), quien busca su salida de Boca Juniors (donde fue compañero de Agustín Orión) para negociar con Colo Colo como jugador libre.

#Tags


Seguir leyendo