Colo Colo hunde a la UC y se mete en la pelea por el título

Los albos vencen 0-1 a Católica, en San Carlos, con un gol de Opazo. El proceso de Mario Salas parece sentenciado. El arbitraje otra vez fue protagonista: el Torta estaba adelantado y Baeza cometió una mano que era penal.


Colo Colo gana un partido difícil y se encumbra en el Torneo de Transición. Es lo que más festejan los dirigidos de Pablo Guede, que vencieron por la cuenta mínima a Universidad Católica en San Carlos de Apoquindo. Un resultado revelador, porque sepulta a los cruzados y a su entrenador, que ya no tienen nada por qué pelear en 2017.

La UC salió a matar. No como expresión de fútbol, pero sí como una declaración de entrega y fuerza. Apuesta que, incluso, se pasó del límite de lo permitido. Pierna fuerte o juego sucio, según como se mire, lo cierto es que en el primer tiempo a los albos les costó tomarle la mano al partido. De hecho, prácticamente no lo hicieron.

Mario Salas pobló el mediocampo, preocupado de anular a los generadores de juego del Cacique. Y su idea se plasmó, porque ni Valdés ni Valdivia recepcionaron tranquilos una pelota durante la primera mitad, algo que afectó especialmente a Villanueva y Paredes, los dos más adelantados del conjunto visitante, quienes se vieron obligados a retroceder hasta la mitad del campo o más atrás para no quedar aislados en ofensiva.

En resumen, en días tristes y de confianza muy decaída, los cruzados aplicaron la fórmula del sacrificio. Correr mucho, como algunos describen con demasiada simpleza. El punto es que correr sirve, pero no siempre alcanza. Casi nunca, en realidad. Este deporte se trata de mover la pelota, de conectarse, de hilvanar buenas jugadas. Y en ese aspecto, Católica no mostró mucho más de lo que ha padecido durante todo el campeonato.

Aún así, Católica se creó la mejor ocasión del primer tiempo. Una jugada individual del Tanque Silva (solidario como siempre) que acabó con un remate que golpeó el poste izquierdo de Orión. Era un golazo, pero no llegó. Por eso el primer tiempo terminó con el marcador en cero y una sensación de insatisfacción generalizada.

El complemento, en su inicio, no ofreció un libreto muy distinto. Aunque la presión de local bajó, quizás por el esfuerzo físico o por un relajo casi natural. Valdivia empezó a mostrarse más, sin la precisión acostumbrada, eso sí. Guede hizo un movimiento poco arriesgado con el ingreso de Vilches por el juvenil Villanueva, pero efectivo, porque el ex Huachipato entró activo, a generarle conflicto a la defensa estudiantil.

Las esperanzas de un gol se diluían hasta que el Mago se iluminó. Apiló rivales, con la pelota pegada al pie derecho y terminó habilitando a Opazo entrando al área, quien extendió su inspiración de la fecha anterior y decretó el 0-1 con un hermoso zurdazo cruzado. Para ser justos, el volante recibió la habilitación de Valdivia en posición de adelanto no cobrada por el árbitro ni el juez de línea.

Como era de esperar, se abrió el partido. Mario Salas dispuso el ingreso de Jeisson Vargas (por Lobos), una de sus últimas instrucciones antes ser expulsado por Patricio Polic. Católica siguió presionando, arengada también por la expulsión de Claudio Baeza por una mano que le valió la doble amarilla. Minutos antes, el volante había cometido otra mano en el área. Era penal y el árbitro no lo vio.

Guede se asustó y tomó recaudos. Figueroa y Araya a la cancha para no perder marcha en el medioterreno. Colo Colo apostó a soportar y lo logró. En un partido parejo, se llevó una victoria clave, que le permite soñar con darle caza a los punteros. De pasó, hundió a la UC y, junto con eso, le puso lápida al proceso de Mario Salas. Ahora o en diciembre, la puerta de salida está abierta para el técnico cruzado.

Seguir leyendo