La Tercera

Colo Colo hace la tarea y sueña con el título

Photosport

Los albos se impusieron 3-2 a Curicó y mantuvieron la ventaja con sus escoltas de cara a la última fecha. Con goles de Rivero, Zaldivia y Paredes, el cuadro de Guede queda con la primera opción de ser campeón.

El festejo tendrá que esperar una semana más. El grito sagrado de campeón se le quedó atragantado al pueblo colocolino. Pese a sortear con éxito y solvencia la tarea frente a Curicó, las victorias de Unión Española y Universidad de Chile abortaron el festejo de Colo Colo. No hubo vuelta olímpica en el Monumental, pero al menos quedó la sensación entre los hinchas y también entre los jugadores de que ahora no se les escapa la ansiada estrella 32.

Porque más allá del sufrimiento del final,con el segundo descuento de Ábalos, a 10 minutos del final, lo cierto es que siempre el partido estuvo del lado de los albos. Sin jugar bien, pero con una contundencia a prueba de campeón, el cuadro de Guede sacó adelante una prueba de fuego. Como hace una semana en Viña. Aunque ahora no tuvo que esperar hasta el último tiro para conseguir la victoria. Pero no por ello requirió del máximo esfuerzo para quedar a tiro.

Desde el arranque Colo Colo supo que la llave del partido estaban en el botín derecho de Jorge Valdivia. Con Valdés increíblemente fuera de sintonía, sin chispa, errático como pocas veces, el Mago tenía la misión de ponerse al equipo al hombro. Y lo hizo por largos pasajes del primer tiempo. Cargando el juego por el costado izquierdo del ataque. Allí se estacionó Rivero para esperar alguna genialidad de su compañero. Suazo también intentaba generar superioridad numérica en esa zona. El primer anuncio vino rápido, con el mediocampista encontrando al uruguayo a espaldas de Bechtholdt. El ariete le ganó en velocidad a todo el fondo curicano, pero increíblemente falló el mano a mano con Deschamps.

El camino al gol ya estaba trazado. Poco importaba que Paredes entrara poco en juego. Sólo había que esperar que Valdivia encontrara el momento para clavar otro puñal. Y éste vino en el minuto 33, tras una recuperación de Opazo en la mitad de cancha. Valdivia miró y encontró a Rivero, otra vez a espaldas de Bechtholdt. Esta vez el charrúa no fallaría ante un indefenso Deschamps.

Curicó estaba lejos de querer ser un simple espectador del partido. Intentó pelear mano a mano el partido en el arranque. Incluso tuvo un par de remates desde media distancia que inquietaron a Orión. Pero le costaba mucho poner a uno de los suyos de cara al gol. No obstante, cuando ya parecía nadar contra la corriente, Ábalo clavó un tiro ajustado, inatajable para Orión. Silencio monumental, salvo en el sector donde se apostaban los cientos de fanáticos albirrojos.

}No fueron pocos los que en Macul se acordaron de aquel partido con Antofagasta en el torneo pasado. Cuando todo estaba preparado para celebrar un nuevo título y acabó en pesadilla, con aquel cabezazo de Villagra, que le terminó dejando en bandeja el título a la U, que se consagraría siete días más tarde. Afortunadamente, Zaldivia y Paredes espantaron cualquier pájaro de mal agüero. Con sendos cabezazos, recién iniciado el segundo tiempo, establecieron una distancia que esta vez resultaría irremontable para Curicó.

Más allá de la última reacción de Ábalos, que con un zapatazo inatajable para Orión le dio un poco de dramatismo al último tramo del partido, Colo Colo ya se sabía ganador. Descansando en la inteligencia futbolística de Valdivia, el mejor del equipo, y en el poder de gol de sus dos delanteros, los albos llegan a la última fecha con la primera opción de ser campeón. Y ahora sí, aseguran en Macul, no dejarán escapar la oportunidad. La estrella 32 está a la vista.