“Colo Colo nos impidió realizar un trabajo completo de seguridad”

La compañía que el club albo contrató en enero para vigilar el Monumental renuncia sólo tres partidos después de tomar el control. El empresario Eduardo Méndez, gerente general de la empresa en cuestión, explica su salida y su molestia con ByN tras las irregularidades denunciadas por Carabineros en el partido ante Audax.


Colo Colo tiene un problema con la seguridad del Monumental. Acumula cuatro causas aún abiertas por distintas faltas entre 2015 y 2017. Este año contrató a una nueva empresa, Valgo, para dejarla a cargo del control del espectáculo. Pero, tras ser sancionado nuevamente el club por irregularidades durante la visita de Audax, la nueva compañía, después de sólo tres eventos, ya no está.Decidió renunciar, según admite Colo Colo. Eduardo Méndez, gerente general de Valgo, está interesado en contar su versión de los hechos y denunciar las irregularidades que se encontró durante su corta estancia al lado del club cacique. Pide eso sí, por motivos de seguridad, que no se le hagan fotos.

¿Por qué han durado tan poco al frente de la seguridad del Monumental?

Porque nos dimos cuenta de que estábamos siendo utilizados. Se nos hizo difícil trabajar en Colo Colo por Luis Urzúa [jefe de seguridad]. Realmente no sé lo que busca Colo Colo para llevar los partidos en buena lid. Nos pidieron mucha cantidad de guardias para partidos que no los necesitaban. 350 guardias para uno no considerado de alto riesgo es demasiado. No hay tantos guardias en el mercado. Cuando piden esa cantidad, debes buscarlos fuera de la ciudad, y con tres días de anticipación. Para el partido contra Alianza de Lima nos solicitaron 70 guardias en menos de un día. Entendimos que jugaríamos contra nosotros mismos, contra el nombre de nuestra empresa. Así que salimos de Colo Colo, pero por la misma puerta que entré.

¿Está molesto?

Por supuesto. Existen conflictos internos en Colo Colo, entre Luis Urzúa y otros directivos, que nos perjudicaron. Porque había una buena intención de parte nuestra para entregar un buen servicio, hacer un buen trabajo. Se había dado a conocer en muchos lugares que Valgo entraba a Colo Colo como empresa de seguridad. Dentro del mercado estamos muy bien considerados. Tener que salir después de tan poco tiempo, sin demostrar lo que somos, nos toca.

¿Por qué tiene Colo Colo tantas causas abiertas por defectos de seguridad?

A mí eso no me compete. Sólo estuve dos partidos. Esas causas que arrastran con anterioridad no ocurrieron con mi empresa. Pero sí me di cuenta de los fallos de seguridad que hay. De repente uno quiere trabajar cosas al cien por cien, pero no te dan las herramientas, las facilidades.

¿Por ejemplo?

Pedir la revisión completa de todo auto que ingresa al recinto. Algunos autos no se revisan. Es una pega que a todos nos cuesta porque no son revisados al cien por ciento.

¿Le dan la orden explícita de no revisar los autos?

No. La orden es revisar como corresponde todos los vehículos que ingresan. No obstante, hay gente que trabaja bajo el alero de la seguridad de Colo Colo, que dice “no, que pasen, porque yo soy el encargado de la seguridad de esta zona”. No específicamente la cabeza de la seguridad, pero sí sus brazos derechos. Eso explica por qué aparecen de repente cosas, porque no se revisó. Nos impidieron realizar un trabajo completo de seguridad.

¿Pudo ver algún contacto explícito entre personal de Colo Colo y las barras?

No. Nunca tuve ese nexo con los encargados del evento. El jefe de seguridad de Colo Colo nunca se dirigió a mí, siempre habló con mis coordinadores. Pero que yo sepa o me hayan dicho, no. En una ocasión hubo un incidente con la supervisión de los barristas. Uno de ellos no quería ser revisado. Se le dio a conocer la situación a los estamentos de la seguridad del estadio, que me respondieron que sacara a mi guardia de ahí. Lo tuve que sacar, además sintió que el auto avanzaba contra él. Lo saqué y enviaron a uno desde la seguridad de Colo Colo. Pero más allá de eso, no sé a qué se debe no revisar a un vehículo.

Algo mal habrán hecho cuando el club fue multado por irregularidades en el partido ante Audax, que controlaban ustedes.

El club no fue multado. Nos fiscalizaron. Llevamos 326 guardias, más de lo que se nos ordenaba. Tengo los documentos que lo prueban.

¿Existe temor en las empresas de seguridad de trabajar con Colo Colo?

No sé. Colo Colo se puede considerar un riesgo porque no entrega las facilidades para trabajar bien, para llegar un poco más al hincha. Y la seguridad no se va a poder arreglar si Colo Colo no permite trabajar al cien por cien.

¿Por qué aceptaron trabajar entonces?

Ya había trabajado en Colo Colo en otra época. Mi empresa se dedica a realizar eventos masivos de otra categoría. Pero ahora fuimos llamados a licitación, y nos la adjudicamos. Quisimos trabajar en este nuevo proyecto y lo conseguimos. Accedimos a tomar este desafío a pesar de lo que nos estaban pagando. Para trabajar todos unidos, lo que nos prometieron. Y fue por eso, porque no lo cumplieron, que después de la Noche Alba dije “aquí yo no trabajo más, éste es mi último partido”. En base a la falta de honestidad, de profesionalismo, no te dan el apoyo correspondiente. Por eso decidí retirar a mi gente.

¿Dice que ya habían trabajado con Colo Colo?

Sí, de un año y medio a dos años. Nunca tuve un problema con Colo Colo durante ese tiempo.

¿Pero cuándo fue?

Con Christian Reyne como jefe de seguridad. Carlos Tapia era el presidente, y luego asumió Arturo Salah, con quien también alcancé a trabajar.

¿Y por qué finalizó su relación entonces?

Porque salió todo el tema de los lienzos. Teníamos que quitar los lienzos a la barra, y en una ocasión lo hicimos, pero en vez de solucionar el problema, se armó un alboroto mayor con la barra. Eso llevó a que desde la gerencia, creo que fue Alejando Paul, nos dijeran que hasta aquí llegábamos. Porque se había realizado una mala gestión durante el retiro del lienzo.

Seguir leyendo