Crece el misterio Messi

El 10 sella su mejor arranque goleador en Liga de un Barça líder. Una versión estelar que no consigue consolidar con Argentina. El reto de Sampaoli.


El inicio de temporada del Barcelona fue tormentoso. La partida de Neymar, la derrota en la Supercopa española y un mercado de fichajes complejo, con el consiguiente cuestionamiento hacia el presidente Josep María Bartomeu, hicieron mover el arranque de la era de Valverde. Pero ahora la tranquilidad reina en la institución azulgrana, que lidera la liga española con rendimiento perfecto: cinco victorias en cinco presentaciones, con 17 goles a favor y sólo dos en contra. Además, comenzaron la fase de grupos de la Champions con un sólido triunfo sobre la Juventus. En esta seguidilla de buenos resultados, el denominador común es Lionel Messi.

El último martes, hizo cuatro goles en la victoria de 6-1 sobre el Eibar, partido en el cual asumió el control de la faceta ofensiva, debido a la suplencia de Luis Suárez y la baja por lesión de Dembélé, quien retornará a la actividad en enero.

En ese juego, el 10 del Barça se instaló como un mediapunta, apoyado desde las bandas por Deulofeu y Denis Suárez. Su efectividad en el arco rival es a toda prueba. Son 12 tantos en ocho partidos de la temporada. “Es lo más inteligente que he visto en un terreno de juego. No estaba Luis Suárez y a Messi es igual donde le pongas. Convierte una jugada donde parece que no va a pasar nada y sí pasa”, afirmó Valverde tras el encuentro.

El rosarino atraviesa por su mejor arranque de liga, en donde la mitad de sus remates a portería acaban en gol (9 de 18). Por si fuera poco, totaliza 358 goles en el torneo hispano, a siete del registro de Gerd Müller, máximo artillero en la historia de las cinco grandes ligas europeas. En la carrera hacia el Pichichi, se distancia de Cristiano, quien recién debutó ayer en La Liga tras su sanción. Y sigue a cero. Messi suma tantos goles como todo el Madrid en estas cinco fechas.

Cuando la definición de las Eliminatorias se acerca, la comparación es inevitable, un ejercicio que cuesta digerir en el otro lado de la cordillera. ¿Por qué Messi es uno con el Barcelona y otro con Argentina?

“Guardate alguno, Leo”, título el diario deportivo Olé su crónica del partido con el Eibar, añorando que la efectividad de Messi se replique en el choque ante Perú, en La Bombonera, enfrentamiento vital para los transandinos, que se juegan su boleto al Mundial. En el Camp Nou estuvieron presentes Jorge Sampaoli y Sebastián Beccacece, quienes visitaron a Messi. Los tres se reunieron en la Ciutat Deportiva del club, cita reservada en la cual hablaron tanto de lo táctico como de lo anímico, considerando la presión que tiene Argentina.

Más allá de que se trate de uno de los mejores jugadores del mundo, la gran arma de los argentinos para llegar al Mundial, los cuestionamientos son constantes, pese a que se trate del goleador histórico del seleccionado, con 58 goles en 120 partidos. Pese a que el combinado nacional cuente con parte de los mejores atacantes del orbe (Agüero, Higuaín, Icardi, Di María, más el propio Messi), Argentina tiene la segunda peor delantera de las clasificatorias sudamericanas, con 16 tantos a favor. Supera a Bolivia (14).

“Justo en el partido con el Eibar se vio que el Barça jugó sin centrodelantero y quizás con Argentina se están tapando esos espacios donde Messi puede ejecutar, eso puede ser uno de los motivos porque en la selección no es efectivo. Tácticamente, cuando tienes jugadores por delante, tanto defensas como delanteros quitan espacios por donde Messi actúa con precisión. Sin Suárez, Messi supo encontrar esos espacios para culminar las jugadas”, afirma a La Tercera Radomir Antic, extécnico azulgrana.

El estratega serbio agrega: “Tener grandes jugadores no supone tener un gran equipo. Por ejemplo, la selección española juega contra Italia sin 9 y generaron espacios en la segunda línea. Con Argentina no es fácil”.

El promedio de goles de Messi con la selección es completamente distinto al que tiene por su escuadra. Con Argentina no alcanza a ser medio gol por juego (0,48), siendo su mejor desempeño en amistosos (0,66). Por su parte, con los catalanes roza el tanto por compromiso (0,88). Ante el Eibar, concretó su quinto póker en el Barça, algo que nunca ha hecho por su país. Precisamente, son esos los goles que espera su país, para no mirar el Mundial por televisión.

Seguir leyendo