Cristián Álvarez: “Lo que pasa es que todos se creyeron Sampaoli, todos se creyeron Bielsa”

El Huaso entra en la discusión sobre las razones del pobre rendimiento internacional de los clubes chilenos y enfrenta sin tapujos su momento de suplencia con los cruzados.


Con toda una vida en la UC, Cristián Álvarez (38) ha vivido títulos, fracasos, alegrías y sinsabores. También titularidades y suplencias, como ahora. Pero sigue siendo referente.

¿A qué atribuye el cambio que experimenta la UC?
El semestre pasado fue malo. Equipo había, fue más lo sicológico que lo futbolístico. En gran parte nos hemos sacado eso y estamos volviendo a ser los que fuimos. Sin ser los mejores, ni extremadamente buenos, hemos sido pragmáticos y equilibrados. Hay muchas cosas por mejorar, lo tenemos claro, pero es más fácil lograrlo ganando que perdiendo. Cuando pierdes te metes en un hoyo difícil de salir.

¿Por qué cayeron a ese pozo?
Todos te están cuestionando y, al ser público, todo se sabe. Entras en una dinámica de perder y los fantasmas aparecen. Todo ese tema de los fantasmas es verdad. Estás jugando bien, te hacen un gol y chao, no volviste a ser el mismo. Me ha pasado mil veces. Sabemos los pasos a seguir, pero a veces no resulta y pasa lo de siempre: se corta por el DT.

¿Cuánto ha influido el manejo de camarín de Beñat?
Beñat está presente siempre. Estamos trabajando con el preparador físico, pero él está ahí. Está apoyando. Y si te ve mal o con un tema personal, lo identifica. Lo encara y te ayuda, es súper simple. Eso se agradece.

¿Está contento? El equipo es líder pero usted no juega.
Estoy contento igual. Yo me iba a retirar y tenía claro cómo iba a empezar: tengo que pelearla para ser titular, pero estoy bien considerado. Físicamente me encuentro bien. Futbolísticamente, también. Estoy preparado para jugar. No porque no juegue voy a estar mal. Es parte de la vida. Uno va cediendo terreno porque van apareciendo jóvenes y buenos. Estoy viviendo lo que una persona de 70 años que se va a jubilar, pero en el fútbol.

¿Por qué decide seguir si sabía tan complicado jugar?
Porque me fui sintiendo bien. Pasaron cosas que me hicieron pensar. Y si me sentía bien, por qué iba a dejar lo que quería tanto, lo que mejor sé hacer. Se abrió la puerta y ya, decidí quedarme y soy feliz. Quizás hubiese estado mal en este momento si me retiraba. Hay que quemar hasta el último cartucho.

¿Y si continuaba Salas?
No sé. Quizás no seguía yo, quizás sí. No sabía qué venía. Llegué al acuerdo antes.

¿Tuvo problemas con Salas?
No. Problemas no. Mario es de personalidad fuerte. Podíamos tener algún problema, pero se solucionaba rápido. No era tanto.

¿Ante Huachipato en el CAP no hubo un altercado?
Hubo… Pero nunca de faltarnos el respeto.

¿Beñat le dice por qué no juega?
Sí. Por eso estoy tranquilo. Lo que no tengo claro es cómo termina esto. Quizás termino jugando.

¿Cómo lo revertiría?
Entrenando bien todos los días. Más que con la pelota, siendo positivo. Por más que cometas errores, que sean con ganas. La actitud en la vida es más importante que el talento o la calidad. No puedo estar gordo, ser flojo, dejar de entrenar, porque uno va representando cosas y siendo ejemplo. Eso es mucho más importante que hablar. El que tiene el don de la palabra va y te convence, pero quizás no hace lo que tiene que hacer. Yo soy al revés, tengo el don de dar el ejemplo, pero no de hablar. De estar positivo siempre, yendo para adelante siempre. Mi pensamiento sirve mucho más que estar con el caset todos los días.

¿Y ahora pone fecha al retiro?
No. Ya lo hice una vez y no voy a cometer el mismo error.

Después del fútbol, ¿qué?
Ligado al deporte todo me gusta. No descarto nada. Me ha costado tomar una decisión de a qué dedicarme. Se me habían quitado las ganas de ser técnico, pero ahora mi hermano (Iván) vino a la Sub 11 y lo veo entrenar, veo a los niños y chuta… Pero creo que quiero entrenar un poquito más de alto rendimiento. También me gusta lo dirigencial.

¿Una gerencia deportiva? ¿Ser presidente de Católica?
No sé. Es que me gusta todo lo que esté ligado al deporte. Tras 20, 21 años de experiencia, uno tiene la obligación de dársela a los niños o para que esto sea mejor. Estoy estudiando para ser alguien y presentarme mejor a lo que viene. Hay otras cosas que también quiero hacer para llegar lo más preparado al día del retiro y decir “todo esto soy, a qué me dedico”. Pero también va muy ligado a lo que te ofrezcan.

¿Le gusta que Beñat rote?
Pero siempre se habla de que no mantiene un equipo. ¿Pero por qué un entrenador tiene que mantener un equipo? ¿cuál es la necesidad? Si ve que va a jugar contra equis rival y tiene ciertas características, y necesita ciertos jugadores para ese partido, pone al que cree que le va a dar mejores posibilidades. También es jugar contra la táctica del otro equipo. Me parece muy bien. Así todos vamos teniendo oportunidades, nos demostramos capacitados para ser titulares, que en cualquier momento puedes salir. Tienes que estar a tope todos los días.

Usted, Magnasco o Lobos jugaron poco, ¿anímicamente no complica?
Es difícil no estar jugando, es difícil en el momento, sobre todo cuando eres joven. Quizás yo me lo tomo con un poquito más de calma, pero cuando eres joven claro que es difícil. Te pasan cosas. Pero no comparto en que se entrenen mal. Puedes estar enojado, triste, pero entrenas bien. Y si es necesario hacer otra jornada, se hace.

Con el estilo de juego y las rotaciones, ¿se puede pelear el título?
Sí. Creo que hay jugadores para pelearlo. Esto recién está en pañales. Decir quién va a pelearlo directamente es difícil, salvo que se van dando lógicas en la tabla hoy con Católica, la U y Colo Colo. Seguramente esos tres van a estar arriba. Y ahí se van a sumar dos o tres. Pero es difícil decir a ciencia cierta quién va a pelear el título o será campeón. Vamos a hacer todo lo posible por estar arriba, ganar la mayor cantidad de partidos y tratar de ser campeones, pero queda mucho.

¿Le gusta el fútbol de la UC?
Es que a mí siempre me han gustado los equipos equilibrados. Eso de ir al ataque con todo y ser ofensivo y que hay que ir a jugar Libertadores metiendo cinco delanteros… Los equipos que ganan Libertadores o Champions son equilibrados. En algún momento se meten todos atrás y defienden como locos, y que saben atacar después. Si hasta el Real Madrid se mete atrás de visita. Lo que pasa es que hay que saber defender. El equilibrio, tanto en el fútbol como en la vida, es demasiado importante y me gusta ser así. Me gustan esos equipos, no los que por ir a atacar te hacen tres goles y terminas ganando 4-3. Al final te pasa la cuenta.

¿Ustedes son equilibrados?
Sí, estamos siendo equilibrados. Hay cosas por mejorar, quizás el equilibrio defensivo hay que complementarlo un poquito más con lo ofensivo. Pero estamos mucho más cerca de arreglar esos puntos que de no hacerlo.

¿Encaja la crítica al juego de la UC?
Uno está tan acostumbrado… A veces, cuando jugábamos bien, decían que éramos un equipo que le hacen dos goles, que la defensa era mala. Y ahora no nos hacen goles y dicen que los delanteros son malos. Es así, es parte de esto. Si uno es público, sobre todo con las redes sociales, da para que cualquiera hable de cualquier cosa. Las críticas no importan; si nosotros sabemos para dónde vamos, dan lo mismo. Lo importante es tener claros los conceptos que quiere el técnico, cómo quiere que juguemos. Teniendo claro eso, podemos llegar más arriba.

“Esa forma de jugar que tienen los equipos chilenos termina haciendo que pierdan; Bielsa, Sampaoli, toda esa cultura”, “en Chile se ha instalado que si no se juega como Bielsa o Sampaoli, no está bien jugado”… ¿Coincide con Aued y Beñat?
Lo que pasa es que todos se creyeron Sampaoli, todos se creyeron Bielsa. Pero luego no tienen la metodología de Sampaoli o la metodología de Bielsa. Ir y jugar como ellos no es lo mismo que entrenar todos los días como ellos, tener esa metodología en la cabeza y saber cada uno de los detalles. Si nosotros tiramos 11 jugadores a correr para adelante, te queda la embarrada. Nos está pasando eso. El desequilibrio que tenemos hoy, como fútbol chileno, ha sido grande. Le echamos la culpa a los técnicos, a los jugadores, pero también hay un desequilibrio dirigencial, arbitral, periodístico, de representantes. Estamos todos metidos en el saquito. Todos tenemos que hacer un autoanálisis y ver cómo enfocamos el fútbol chileno.

En redes sociales usted dijo: “me impresiona que se impresionen que los equipos chilenos quedemos fuera de las copas”.
Pedimos mucho recambio de jugadores, que en la Selección tiene que venir. Pero el recambio no va a venir sólo de los jugadores, que sí tienen que mejorar mucho. Pero el Sub 20 tiene que llegar muy bien preparado para un primer equipo, no que en el primer equipo empiecen a prepararlo. Y si viene mal de atrás, hay algo que está pasando en divisiones menores, en el pago de los profesores.

¿Cómo así?
Los profesores necesitan tiempo para ser un buen profesor. ¿Y qué es tiempo?; trabajar mucho. ¿Y para trabajar mucho qué tiene que pasar?; que paguen bien, porque no vas a tener tiempo. Si no es así, el profesor va a tener que ir a buscar otra pega por otro lado para complementar su vida. Entonces, ¿qué es lo que menos va a tener?; tiempo para el jugador, para que lo perfeccione, se dedique. Y ahí pasa a un tema dirigencial: no ponen plata para que el profesor enseñe bien. Los dirigentes están pensando en ellos. Hay mucho, mucho arreglín. Y todos lo sabemos y nadie hace nada. Todos sabemos quiénes son, dónde están, cómo lo hacen. Y no hacemos el cambio.

¿A qué arreglines se refiere? ¿Quiénes son esos dirigentes?
No voy a entrar en detalle, porque ahí ya entramos en polémica.

Decía que todos estamos metidos…
Es que tampoco sé si estamos capacitados realmente para hacer buenos deportistas. Y ahí viene todo ligado con que el niño tiene que empezar a pensar cómo mejorar día a día, cómo ser profesional, deportista. Pero también hay que enseñarle el tema alimentario, de protección de su cuerpo, de entrenar bien… Cuanto antes se lo enseñemos, mejor preparado va a llegar para enfrentar esa regla que pusieron del Sub 20, porque tienen que jugar. Y si no están preparados y hay que meterlos igual, ¿qué va a pasar con el fútbol?; va a tener peor nivel. ¿Y qué pasa con el periodista que está en el CDF que no lo dejan hablar que el partido está malo?; también está ligado, porque el CDF te obliga a decir cosas cuando estás ahí. También los árbitros, que por pasar piola cobran todo y no dejan seguir la jugada, y tienen miedo, y que los están presionando de arriba, y que no están bien preparados. Todo va ligado. Todos tenemos que hacer un cambio. Para ser mejores, tenemos que hacer un cambio de mentalidad. Desde el dirigente hasta el hincha.

¿Hay que cambiarlos a todos?
No. No digo que todos sean malos o que esté todo mal. Hay muchas cosas buenas y muchos clubes que lo hacen bien. Colo Colo, Católica, la U, O’Higgins, Everton… están trabajando súper bien. Están tirando el carro para arriba. Pero cuando los dirigentes, que son la mayoría, sacan reglas que pretenden nivelar el fútbol hacia abajo, ahí tiene que haber un cambio. La ANFP tiene que imponer su necesidad. Y claro, hay una votación en que el presidente no hace más que escuchar y acatar lo que votan los otros presidentes. Hay un problema que se está viendo reflejado ahora con los clubes, que no estamos capacitados para jugar internacionalmente. Que están clasificando equipos que a veces no se lo merecen. Lamentablemente no estamos en un país que tenga jugadores extraordinarios, por eso tienen que ir a jugar los mejores equipos las copas.

¿Por eso a Chile le va mal?
Sí, claro. Porque no nos estamos preparando bien. Es un tema largo. No quiero generar polémica con todo esto, sino demostrar un poquito cómo se liga una cosa con otra para que funcione bien. Con la experiencia vas pensando por qué nos comemos de a cuatro o cinco goles, por qué nos ganan tan fácil. Estamos a tiempo de resolver, sacar más jugadores, hacer un recambio generacional. Hay materia prima, pero hay que prepararla mejor.

¿Qué propone?
Que cada vez que se contrate un técnico extranjero, que el siguiente, por obligación, sea chileno. O sea, si la vamos a cagar, caguémosla entre nosotros. Y que realmente le demos posibilidades a los técnicos chilenos, y que eso también sea para que el técnico nacional se prepare mejor. Yo propongo eso como una ley, tal como la regla del Sub 20. Me parece que podemos empezar a tirar el fútbol chileno para arriba, siempre y cuando nos comprometamos a darle mejor nivel al fútbol. Para que después no digan ‘ah, tengo que contratar a un chileno, nos quedamos sin prepararnos’.

¿Beneficia o perjudica que la U y Colo Colo se hayan armado pensando en la Copa y la jueguen?
Hay que aprovecharlo, tienen un desgaste fuerte. Hay muchos viajes de por medio, con llegadas y acostadas tarde. Hay que aprovecharlo. Tenemos que estar muy bien en estos partidos que vienen, ganar lo que más podamos y ver si ellos pierden puntos. Ojalá que para nosotros sea un beneficio.

Unión y Colo Colo son su próxima medida…
Son importantes para ver en qué nivel estamos. El último tiempo no nos ha ido bien con Colo Colo, pero en el Monumental generalmente sacamos resultados.

Seguir leyendo