El Decano dice adiós a la Copa

FOTO: AP

Wanderers sucumbe ante la rapidez de Santa Fe y se despide de la Copa. Morelo fue indescifrable para los verdes, que aún aspiran a la Sudamericana.


A pesar de las ganas, del planteamiento y la disposición, Santiago Wanderers no pudo. No pudo con Santa Fe, no pudo sacarse el 1-2 de la ida y sobre todo no pudo nunca, en toda la serie, con Wilson Morelo.

El delantero, quizás impulsado anímicamente por su reciente pasado en Everton, el archirrival del Decano, fue una verdadera pesadilla para el conjunto porteño: anotó los dos tantos del primer duelo y la noche del martes hizo otros dos en El Campín de Bogotá.

Para ser justos, la mayor parte del primer tiempo no se notó la diferencia entre un cuadro chileno que se está acostumbrando a volver a jugar en la Primera B, con un elenco colombiano de respetable 2017, pero horrible 2018, donde marcha último en el certamen local, sin puntos.

La tarea no era fácil. Revertir el 1-2 de la ida en el Elías Figueroa de Valparaíso auguraba una misión compleja para el Decano. Eso, sumado a los errores (tanto en la ida como en la vuelta), terminaron por sacar a Wanderers de la Copa Libertadores.

El cuadro de la Quinta Región realizó un correcto primer tiempo. De hecho, era más profundo que El Cardenal, que apostaba todo a la rapidez de sus atacantes y, por ende, a la contra. Así llegó la apertura de la cuenta y el tanto que comenzó a condenar a los verdes a la eliminación. Morelo, como dos veces en el puerto, volvió a vencer la resistencia de Mauricio Viana tras una desatención de la defensa chilena. Error que se pagó caro.

El gol en contra, de todas formas, no cambió el libreto del partido y los caturros siguieron buscando por aire a los dos centrodelanteros (Gutiérrez y Gómez) que mandó Nicolás Córdova a la cancha. Wanderers se aproximaba, controlaba mayoritariamente la pelota, pero carecía de golpes que hicieran daño.

En la segunda etapa, el elenco dueño de casa se dedicó a manejar los tiempo y su ventaja en la serie. El trabajo ya estaba bien avanzado y con ello el Grupo 4 de la Copa, ése que ya integran River Plate, Emelec y Flamengo, a la mano. Los cafetaleros debían ser inteligentes para no dejar escapar esa posibilidad y así se plantaron en la parte final del cotejo. A través de la contra, como todo el partido, llegó también el 2-0 de quién otro más que Morelo. Y aunque la visita intentó continuamente, siempre le faltó la puntada final. Y así, ya entregados, también llegó el 3-0 para los colombianos en los pies de Tesillo.

Encima, Chile como fuerza colectiva sigue sumando sinsabores cuando juega a los ojos del continente. Ya no es casualidad y lo de los elencos chilenos se transformó en un mal crónico.

Wanderers, de todas formas, aún estando en la B y aún habiendo perdido sus dos partidos de la fase 3 de la Copa, todavía no se despide del concierto internacional. Depende de lo que ocurra en los duelos de hoy y mañana por la misma ronda del certamen. Es que los dos mejores perdedores avanzarán a la fase 2 de la Copa Sudamericana pero los tres en contra de hoy atentan en su contra. La Libertadores, eso sí, fue mucho para el Decano. El café colombiano de Santa Fe fue demasiado.

Seguir leyendo