Despedida cubierta de oro

Con siete medallas de oro, seis de plata y cuatro de bronce, Chile cierra los Juegos con su mejor día en la competencia.


En una cita que será extrañada por muchos jóvenes deportistas chilenos, la delegación nacional dejó lo mejor para el adiós. En su jornada más dorada y laureada del certamen, con celebraciones desde las primeras horas del día, el país sumó 17 medallas (siete oros, seis platas y cuatro bronces) con triunfos notables en el ciclismo, básquetbol, tenis de mesa, canotaje y otras disciplinas. Con ellas se superaron los cinco oros y 15 preseas totales del viernes 6.

El día final comenzó con una notable tripleta chilena en el ciclismo de gran fondo femenino, donde Aiyelen Leal, Paulina Véjar y Catalina Soto vencieron con un registro de 1.06’44”, a dos minutos de distancia del cuarto puesto. Y aunque la tercera mejor chilena no vistió medalla porque, por reglamento, no está permitido que un país ocupe los tres primeros lugares en un podio, la alegría de la ganadora no se empañó.

“Fue una carrera dura. Estuve entre las primeras en los primeros giros, pero después me sentí mal y traté de guardarme lo más posible para el final. Pensé que podía llegar al embalaje y lo hice, con mis compañeras pasamos adelante. Estoy demasiado feliz”, expresó Leal.

En otro evento muy anticipado, el equipo nacional de básquetbol 3×3, con campeones sudamericanos a nivel Sub 17, venció la final ante Brasil por 13-11. En un reñídismo partido, donde estuvieron abajo en el marcador por la mayor parte de los 10 minutos del tiempo normal, los nacionales vencieron con una canasta de dos puntos en la prórroga.

“Ellos ajustaron algunas cosas después del partido anterior, en el cual ganamos 18-10, y por eso ahora fue tan ajustado. Y fue muy importante para nosotros haber vencido a Brasil y Argentina en el camino, porque vamos marcando una generación para lo que viene, para que los demás se den cuenta de que nada es imposible”, expresó Kevin Rubio, una de las figuras del baloncesto chileno en la cita, que también ganó oro en el shootout (torneo de tiros libres) mixto con Jovanka Ljubetic.

En el karate, Maximiliano Flores se llevó el triunfo en la categoría hasta 61 kilos.

En el laureado último día también llegó el ansiado oro en el tenis de mesa, tan escurridizo en las jornadas anteriores. Esta vez Nicolás Burgos ganó el oro en singles, además de la plata en dobles, mientras que su colega Valentina Ríos se subió al segundo escalón del podio en el individual femenino.

Y todo eso sin contar las medallas que se obtuvieron en un adiós dorado para el canotaje, el taekwondo y el atletismo. En esta última disciplina, Laura Acuña volvió a brillar. Esta vez en los 800 metros, donde ganó oro, convirtiéndose en una de las estrellas de los Juegos Sudamericanos.

Seguir leyendo