Dos semanas de compensación

Los albos entrarán en una nivelación física con el PF Hernán Torres, entre el término del Torneo Nacional y el comienzo de la Copa Chile. Las lesiones preocupan en Macul.


Las lesiones se han convertido en un gran dolor de cabeza para Colo Colo durante esta temporada. Tanto Pablo Guede como su sucesor, Héctor Tapia, debieron recurrir a la dosificación para evitar sobrecargas en los jugadores más experimentados. Pero, incluso así, la situación es compleja.

Con la llegada de Tito y su cuerpo técnico, hace unas semanas, los albos sumaron a su cuarto preparador físico en menos de seis meses, lo que refleja que el grupo ha debido someterse a distintas metodologías de trabajo, tomando en cuenta que es un plantel con varias de sus grandes figuras por sobre los 30 años. Sin ir más lejos, Esteban Paredes cumplirá 38 en agosto, Jaime Valdés tiene 37 y Jorge Valdivia, 34, por lo que lógicamente pueden tardar un poco más en recuperarse tras las exigencias.

En la temporada pasada, Octavio Manera fue el PF titular y su manera de trabajar fue muy alabada por todos los estamentos del club, pues logró una pauta respetando los procesos de cada jugador. No obstante, su partida a Racing de Argentina provocó un vacío que Guede intentó llenar apostando por Javier Jeison y por el exfutbolista Jonathan Cisternas. Sin embargo, la movida no fue del todo exitosa, ya que en ese período, hubo varios futbolistas con problemas físicos, lo que obligó a Guede a casi nunca repetir una formación.

Es por ello que dada la situación del plantel y las exigencias del calendario, cobra mucha fuerza la idea de realizar una pequeña intertemporada, liderada por el experimentado Hernán Torres, para poner a punto y nivelar a los jugadores físicamente. El Cacique cerrará la primera rueda el lunes 28 de mayo ante Unión La Calera, en el Estadio Monumental.

En este sentido, cualquier determinación se tomará después del encuentro de hoy frente a Bolívar, pues desde el club reconocen que “hay que salir de este partido, que es muy importante, para luego decidir con más calma”.

Pero esta vez la programación les abrirá una ventana a los albos, pues su debut en Copa Chile, programado inicialmente para la primera semana de junio, se producirá en la siguiente, lo que genera el espacio necesario para poder realizar una intertemporada más extensa.

En esa línea, el cuerpo técnico todavía tiene que determinar qué grupo de jugadores enfrentará la Copa en junio y julio.

El propio Tapia ayer manifestó en la conferencia previa al duelo ante los altiplánicos lo complejo que ha sido trabajar con tan poco margen de tiempo. “No hemos tenido una semana normal de trabajo, por lo que tenemos que aprovechar cada momento que se produzca”.

Por eso este margen de tiempo ayudará a los albos a hacer los ajustes necesarios, además de que les permitirá también sumar a los refuerzos que llegarán durante el receso.

#Tags


Seguir leyendo