El primer oro de una mujer

La española Ana Carrasco (20) se convierte en la primera piloto de la historia en ganar una carrera de un Mundial de motos de velocidad. Se impuso a su 34 rivales varones.

Parecía que la velocidad y las motos eran asunto de los hombres. Que las victorias y los podios permanecerían sujetos a la destreza de aquellos pertenecientes al sexo masculino, y que las mujeres solo se limitarían a participar. Hasta ahora.

Ana Carrasco se encargó de alterar los paradigmas que envuelven a la aceleración y al combustible. La española, una muchacha de tan solo 20 años, se convirtió en la primera mujer en la historia en ganar un Gran Premio de un Mundial de motos. El logro ocurrió en Portimao, Portugal, durante una de las fechas del Supersport 300 de Superbikes. La española se impuso a los 34 hombres que competían contra ella.

La oriunda de Cehegín ya sabía de récords. Fue la española más joven en puntuar y en lograr la mejor clasificación en un Gran Premio, así como ser la piloto más joven en debutar en un Mundial (16 años). Tales hitos se alzaban como meras estadísticas. Sin duda, quería más.

Dificultades económicas, sin embargo, no le faltaron. Aquellas marcas en la historia de los campeonatos de motocicletas no pudieron volver a repetirse tras no conseguir apoyos para continuar compitiendo de buena manera. En 2015 tuvo que descender de categoría y participar en el Campeonato de Europa de Moto2 al año siguiente, en donde no pudo repetir tales hazañas.

Ahora, perteneciendo al equipo catalán ETG Racing, vive un renacer en el Supersport 300 del WorldSBK, en donde corren motos de serie, pero con sustanciales mejoras sobre ellas.

Así, ayer la ibérica tenía todo para hacer historia. Partió tercera en la grilla de salida, aunque debía compartir los primeros lugares con Borja Sánchez, Dani Valle y el líder del campeonato, Marc García. Quedarse con la bandera a cuadros no sería fácil, pero la habilidad y destreza de la joven piloto alcanzaron el paroxismo en la recta de la última vuelta, cuando su Kawasaki aprovechó la succión de las Yamaha de los líderes y los sobrepasó.

La veinteañera, que compagina los estudios de derecho con su pasión por la velocidad, había anunciado a comienzos del campeonato que estaba preparada para esto. “Estamos bastante cerca y estoy preparada para hacerlo”, afirmaba. Pues debió esperar hasta la séptima carrera de la temporada para, por primera vez en su vida, empaparse de champagne y beberlo como triunfadora.

Eufórica tras quedarse con la victoria, Carrasco declaró: “Estoy muy, muy feliz. Esto es algo increíble, hemos trabajado muy duro para conseguirlo y quiero dar las gracias a todo el equipo que se ha esforzado muchísimo. Esta victoria es un sueño hecho realidad para mí y creo que también es fantástico para el campeonato”.

Ahora, Ana Carrasco se alza como la mujer más importante dentro de un selecto grupo de féminas que lograron puntuar dentro del mundo de las motos. Lo hizo Taru Rinne en el GP de Francia en 1988, Tomoko Igata en su debut en Australia en 1994 y Katja Poensgen (puntuó en la extinta 250cc en Italia en 2001).

No obstante, quien tan solo a los tres años supo que su vida serían las motos, aún tiene mucha historia que escribir.

Seguir leyendo