Fourcade vuelve a calcular bien

El indiscutible dominador del biatlón sumó ayer su primer oro en PyeongChang.


En los últimos cinco años, Martín Fourcade ha sido dominador absoluto de biatlón. Por lo mismo, sorprendió que no ganara el oro en la modalidad del sprint en la tercera jornada de los Juegos. Muy lejos de las expectativas, fue octavo. “Me di cuenta que hacía más viento que de costumbre. No fue mala suerte, se trató de un error de cálculo”, dijo tras su inesperado fracaso. Lección aprendida. Y ayer lo demostró. Ratificó su favoritismo en persecución, su segunda prueba en Pyeongchang. Logró un nuevo oro en esta prueba, tras el que se colgó en Sochi 2014. De paso, llegó a cinco medallas olímpicas (tres doradas y dos plateadas) y se convirtió en el primer biatleta en ganar la persecución en juegos consecutivos. Todo esto se suma a sus 11 campeonatos del mundo (25 medallas en fechas mundiales).

Lo que hizo ayer con la carabina, en la segunda parte de la prueba tras los 12,5 kilómetros de cross country, fue sencillamente espectacular. Falló apenas un tiro de los 20 y terminó el total del recorrido en 32’51”7, doce segundos antes que el sueco Sebastián Samuelsson, plata, y a quince del alemán Benedikt Doll, bronce.

Así como Fourcade acrecentó su leyenda olímpica, el canadiense Mikael Kingsbury (25) la inició. Por fin. El esquiador llenó el único hueco que presentaba su currículum al quedarse con el oro en el mogul masculino del esquí estilo libre. El norteamericano logró 86,63 puntos, muy superior a los 82,57 del australiano Matt Graham y los 82,19 del japonés Daichi Hara. Una presentación extraordinaria, que le permite cerrar la herida que le había dejado su presentación en Sochi, hace cuatro años. Para dicho evento se esperaba una actuación tan aplastante como la de ayer. Sin embargo, Kingsbury se tuvo que conformar con la medalla de plata. Además de ambos galardones olímpicos, el canadiense cuenta con dos campeonatos mundiales. Brazos al cielo, con la bandera de Canadá entre sus manos y un suspiro de alivio, en el que se fue el fantasma de Sochi.

 

Para ver mejor los detalles de la infografía haz click aquí o sobre la imagen.

Seguir leyendo