Gonzalo Bustamante: “El problema fue que había un mal clima en el equipo”

Foto: Cristian Vivero.

Los celestes cerraron como colistas el Transición. Pero partieron este torneo, con el argentino de figura, con un triunfo sonado en Viña. Hoy reciben a la U, pero en Calama.


Iquique empezó bien 2018. Con una victoria sobre Everton por 2-3. Hoy buscan aprovechar ese envión anímico para recibir a una Universidad de Chile en aprietos. Al frente del buen estado de ánimo de los Dragones Celestes, su volante Gonzalo Bustamante.

¿Cuáles son sus metas para este año? ¿Se ven en una copa internacional el próximo año?

El primer objetivo es consolidarnos como equipo y olvidar este último semestre. Teniendo en cuenta que es un torneo largo, queremos volver a ser un equipo competitivo, uno que le pelea a cualquiera y que vuelva a estar en los primeros lugares. Después, con el correr del campeonato, uno ve para lo que está, a lo que puede aspirar. Nosotros, cuando estábamos bien, no era que aspirábamos a salir campeones. Se dieron las cosas y terminamos peleando los dos campeonatos. Eso es lo lindo del fútbol, que haciendo bien las cosas, puedes estar peleando arriba.

¿Cree que les favorecerá o perjudicará que el torneo sea largo?

He jugado el Nacional B (segunda división de Argentina), donde son torneos largos, los de ascenso sobre todo. Me parece que está bueno. Te da tiempo de recuperarte si arrancas mal, los técnicos pueden trabajar más tranquilos. En cuanto a eso me parece que está bueno. Se pueden hacer proyectos a más largo plazo. Y eso es bueno para el momento que estamos viviendo hoy, que le dan pocos partidos a los técnicos, que no se respetan mucho los procesos.

Luego de que el equipo peleó el campeonato, después vino un segundo semestre malo, ¿No pensó que su ciclo en Iquique había terminado?

Si, para ser sincero. Creo que, quizás, me debería haber ido en junio del año pasado. Después, no se dio la salida y los últimos seis meses todos vimos que fueron malos, en lo personal y en lo grupal. Hoy te puedo decir que eso está dejado de lado. Este 2018, en lo personal y grupal, arrancamos con muchas ganas, un ambiente totalmente diferente. El equipo está bien, con muchas ganas, y yo me siento muy bien. Volví a estar tranquilo y contento aquí en Iquique, cosa que en los últimos seis meses no había pasado. Por ahí, hay un segundo aire. Espero aprovecharlo y volver a tener el nivel que tenía al principio.

¿Recibió alguna oferta de otro equipo de Chile o el extranjero?

Tuve algo para volver a Argentina. Aquí en Chile no me llamó nadie directamente. Por ahí me dijeron que habían preguntado por mí, pero nada formal. Cuando vine a Iquique, era por un año. De ahí renové por tres más. Seguí teniendo contrato con Iquique en cada mercado de pase y eso hacía que la salida fuera más difícil.

¿Cuál fue el principal problema en Iquique para que terminara último en la tabla?

Fueron muchos motivos. Principalmente, estuvimos muy bajos dentro del campo. Hubo jugadores, donde me incluyo, que estuvimos muy bajos del nivel que veníamos teniendo; también algunos errores de la dirigencia y el técnico. Después había un mal clima dentro del grupo, había ciclos que estaban terminados y se alargaron de más.

¿Cómo se sintió el equipo cuando Jaime Vera dejó la banca de Iquique?

Fue raro que se fuera el Pillo. Yo llegué con don Nelson a Iquique, pero estuvo muy poco tiempo. Así que casi todo mi paso por Chile estuvo de la mano con el Pillo. Me supe ganar un lugar en el equipo, me demostró mucha confianza y me sentía muy cómodo con él. Cuándo se marchó era extraño no verlo. Ni a él ni a sus ayudantes.

¿Cómo es el trabajo de Erick Guerrero? ¿Alguna similitud con Vera?

Básicamente, lo que cambió fue que con el Pillo éramos un equipo que tenía más la pelota, no tan dinámico. Nos defendíamos con el balón, sabíamos tenerla, estábamos más tranquilos y tratábamos de dominar el juego por ese lado. Erick pretende un poco más de dinámica, de llegar más rápido al arco, de ser más agresivos, más rápidos, de quitar una o dos pelotas y tratar de ir arriba rápido.

¿Es buen momento para jugar con la U?

Jugar contra un club grande siempre es lindo y siempre es buen momento. Ojalá todos los partidos tuvieran la trascendencia que tiene un partido con la U. Venga como venga, sea como sea, siempre es lindo enfrentarlo. Esperemos estar a la altura, hacer las cosas bien y dejar de lado las rachas.

¿Qué equipo piensa que puede complicarlos más?

De los pocos partidos que vi, creo que Huachipato, por el técnico y jugadores que tienen, va a ser la sorpresa del torneo . Esperemos estar nosotros también para volver a ser la sorpresa. Después, los tres grandes, que seguramente van a pelear. Y Palestino también tiene un buen equipo más allá de que perdió.

¿Le gustaría volver a Argentina o se proyectas en Chile?

Me gustaría volver. Más que todo, por mis hijos. La nena ya está grande y se vuelve un poco complicado seguir acá en Chile. Pero futbolísticamente me siento bien y cómodo. No tengo muchas ganas de volver al fútbol argentino. Es más por un tema familiar. Porque en relación al fútbol, me siento bien acá.

¿Qué es lo que más le gusta del club y la ciudad?

La diferencia de Chile con Argentina es que es más tranquilo. El fútbol, la vida, todo es más calmado. Hay diferencia entre Iquique y Santiago también. Iquique es una ciudad más tranquila. Yo me manejo a todas partes caminando: a entrenar, al supermercado… Es muy linda para vivir y tiene la playa. El club no tiene mucha infraestructura, pero lo suple con lo que puede para que te sientas cómodo. Y la gente que trabaja es muy buena. Te hace sentir bien.

Seguir leyendo