Grandes con traje de chico

La U y Colo Colo entregan el protagonismo y apuestan al contragolpe. La estrategia apunta sólo a conseguir las tres unidades pensando en el cierre del torneo.


De equipo grande a equipo chico. De asumir un protagonismo desmedido, a sólo cuidar un resultado. La transformación que Universidad de Chile y Colo Colo han exhibido en el Transición 2017 no deja de llamar la atención. Los hinchas de ambos equipos se acostumbraron a sufrir en demasía, y la tarea de vencer a los equipos denominados pequeños ya no parece una tarea tan sencilla.

Hoy, los elencos más populares del país, están lejos de querer apoderarse del transcurso del juego. La presión del equipo Sampaoli, o la posesión de los elencos Borghi, quedaron en la memoria de los fanáticos que a esta altura sólo se conforman con que su equipo consiga los tres puntos.

El estilo de juego de Universidad de Chile tuvo su metarfosis hace un par de meses. Everton, por el Transición, y San Luis, por Copa Chile, fueron culpables del poco vistoso juego azul. Los elencos de la Quinta Región logran quitarle la victoria a los estundiatiles cuando parecían sentenciados, con resultados de 2-0 a favor del último campeón del fútbol chileno. Los cuestionamientos obligaron a Hoyos a cambiar el libreto.

En el CDA explican el planteamiento defensivo que se adopta durante largos tramos del encuentro: “Nos ha pasado dos veces que vamos ganando dos a cero y nos empatan. Estamos cuidando resultados. Por suerte con Antofagasta pudimos sacar ventaja en el primer tiempo. Lo más importante era cuidar el resultado”, señaló Fabián Monzón. En la victoria ante Antofagasta, por Copa Chile, terminó de graficarse la nueva U que busca quedarse con el bicampeonato y el certamen local. Remataron tres veces al arco, contra 5 intentos de los Pumas. En el segundo tiempo no registraron ninguna llegada, y los ingresos de David Pizarro, Felipe Seymour e Isaac Díaz grafican la idea de apoderarse del mediocampo para cerrar resultados. Hoyos lo explica así: “Hicimos un primer tiempo muy bueno que terminamos coronando con un 2-0. Después es típico que el rival se tenía que venir encima, a presionar. Había que manejar el partido y creo que el equipo lo hizo muy bien”, dijo el técnico, en conferencia.

La propuesta de Colo Colo no varía en relación a su archirrival. El Cacique sólo depende de alguna genialidad de Jorge Valdivia o Esteban Paredes. Este último, no ha logrado exhibir su mejor versión durante los últimos encuentros.

La estrategia de Guede apunta al contragolpe. El equipo de Guede desaparece durante largos tramos del encuentro, y en determinados minutos, acelera su juego para cerrar el encuentro. Ante Santiago Wanderers, en la victoria por 2-0, los goles llegaron de contra. ¿Los números de la última victoria ante Wanderers? El cuadro del Monumental tuvo apenas un 53% de posesión del balón, contra un 47% del elenco porteño.

Pablo Guede, pese a las críticas, no se inquieta. Los resultados llegan, y el equipo está en lo más alto del torneo. “No sé, yo creo que venimos hace bastante tiempo haciendo buenos partidos y eso de estar más sólidos atrás suena a que estamos medio defensivos, pero venimos de meter ocho goles en tres partidos. Pocos no son. No coincide lo que preguntan con la realidad”, señaló de entrada. “La quieren hacer ver de otra manera y no hay problema. Si ganamos solidez defensiva fue para encontrar los espacios a la espalda de los rivales y poder meter bastantes goles. Y eso, para mí, es súper importante. No es que porque ganamos dos partidos seguidos ahora estamos bien; bajo mi punto de vista venimos jugando así hace mucho tiempo”, cerró el transandino.

Seguir leyendo