Guede obsesiona a Salas

El Comandante se desvive con el duelo ante Colo Colo. Su deseo de romper la mala racha ante el argentino por primera vez lo lleva a cambiar de estrategia.


Mario Salas ha enfrentado a 24 equipos del fútbol chileno. A todos y cada uno de ellos los ha vencido en al menos una oportunidad. Incluso a Colo Colo, aunque en la era de José Luis Sierra como entrenador. Desde que llegó Pablo Guede, esa racha se frenó y aunque la Católica logró campeonatos, al Comandante le pesa sobremanera esa estadística ante el técnico argentino de los albos. Le obsesiona. No lo deja tranquilo e incluso le provoca cambiar formas habituales de trabajo.

Así ocurrió esta semana en San Carlos de Apoquindo. El ex estratega de Barnechea modificó el accionar semanal que se ve tradicionalmente en la precordillera. Pasa que Salas no hizo fútbol formal durante toda la semana y recién para hoy se espera la primera sesión donde pare a los 11 titulares que pretende mandar a la cancha mañana. El cambio fue radical en relación al resto del año, donde el día previo a concentrar, el Comandante ya alineaba a los estelares para el duelo del fin de semana. “Es el gran partido de Mario este semestre. El único objetivo que va quedando y justo ante Colo Colo, al que no le ha encontrado la vuelta”, dicen en la precordillera.

¿Estrategia? En el cuadro de Las Condes dicen que el entrenador esconde sus armas a sabiendas de lo estudioso que es el equipo de análisis de Guede. No quiere darle ninguna pista sobre qué podría modificar respecto a los otros cinco duelos que han jugado desde que el transandino se hizo cargo del Cacique, donde le ha ganado cuatro cotejos y registra apenas un empate como mejor resultado.

Eso sí, en los trabajos de balón quieto que se realizaron ayer, el DT dio luces de lo que pueda ocurrir mañana: pasar a línea de tres zagueros, con Benjamín Vidal, Germán Lanaro y Branco Ampuero como protagonistas. No serían las únicas variantes, eso sí, toda vez que Santiago Silva volvería a la estelaridad de un equipo que ve el partido como una oportunidad de oro para dejar atrás los sinsabores de 2017. “Los resultados a veces llevan a dudar si estamos haciendo las cosas bien o mal. Ganarle a Colo Colo puede ser un gran impulso para levantar cabeza. Este es el momento para dar el golpe”, expuso ayer César Fuentes, otro que agarrará camiseta de titular.

El Comandante está presionado y busca por todos los medios darle una alegría a la UC en medio de un semestre nefasto. Porque incluso su gran sostén, el presidente Juan Tagle, cambió su discurso de respaldo a toda prueba para el DT, a uno más mesurado: “Universidad Católica no merece una campaña así. Estamos enfocados en el partido del domingo y evaluamos regularmente la situación. Nunca se descarta nada (cambiar al entrenador), pero ahora sólo nos preocupa el partido de este fin de semana. Nadie se esperaba esta campaña. Ni el cuerpo técnico ni el plantel. Tenemos equipo para estar más arriba, pero esto es fútbol”, señaló. Tagle reclama. Y Salas juega al misterio.

Seguir leyendo