Guerrero conquista el repechaje

El delantero peruano firma el empate ante Colombia con un magistral tiro libre y permite a su selección seguir soñando con un Mundial en el que estará, por sexta vez, el combinado cafetero.


Colombia llevaba 36 años sin perder en tierras peruanas por Eliminatorias y Perú los mismos sin clasificar a un Mundial. 90 minutos después, el equipo del Rímac tendrá una última oportunidad para cambiar su suerte, pues el tanto de Guerrero en el minuto 75 (1-1) envía a su selección al repechaje ante Nueva Zelanda, en noviembre. Colombia, por su parte, disputará en Rusia su sexta cita planetaria, la segunda consecutiva.

En una noche intensa como pocas, el primer gol del Perú-Colombia se marcó en Quito, antes de que echase siquiera a rodar la pelota sobre el césped del Nacional. Y el estadio peruano lo festejó con estruendo, como si fuera un tanto propio. Seguramente porque de algún modo lo era. La ventaja provisional de Ecuador sobre Argentina en uno de los cinco encuentros simultáneos de la jornada marcó, de hecho, el arranque del encuentro entre incaicos y colombianos. La premisa inicial de los dos conjuntos era no perder y dado que en varios escenarios el empate favorecía a ambos, el duelo tardó varios minutos en tornarse medianamente atractivo. Exactamente los que invirtió Messi en dar la vuelta al encuentro en Ecuador. Fue entonces cuando en Lima se acabaron las especulaciones.

Colombia fue ligeramente superior a su adversario durante el primer tiempo, es decir, más incisivo. Supo interpretar bien el partido Pekerman, que en un encuentro concebido para la brega situó al fornido Duván Zapata como acompañante de Falcao en ataque. El ariete de la Sampdoria hizo a la perfección el trabajo sucio, participando en todas las acciones de peligro de su equipo, pero el arquero Gallese vivió un primer acto mucho más plácido que cinco días atrás en la Bombonera.

En las filas del combinado del Rímac destacó Paolo Guerrero, que hizo honor a su nombre, como casi siempre, pero que se vio perjudicado por la falta de claridad de su equipo en los últimos metros. Un disparo lejano de James, intrascendente durante la primera mitad, y una tentativa frustrada de Falcao, abortada por la zaga peruana , constituyeron las mejores alternativas de la escuadra cafetalera.

La segunda mitad comenzó en Lima como había arrancado la primera, con la celebración de un gol ajeno. Esta vez de Brasil. Unas noticias tan halagüeñas que parecieron nublar el juicio peruano. Y entonces apareció James para enviar al fondo de las mallas con su pierna menos buena, la derecha, un pase involuntario de Falcao tras un pivoteo de Zapata. Corría el minuto 56 y los incaicos se alejaban de Rusia. Cosas del fútbol. Y de la simultaneidad.

Con el 0-1 colombiano el partido ingresó en un estado de anarquía. Gareca envió a la cancha a Reyna y Ruidíaz en busca de soluciones ofensivas y Pekerman se refugió dando la alternativa a Barrios y sacrificando al omnipresente Zapata. Y emergió la figura de Guerrero -el indiscutible ídolo local- para restablecer las tablas a balón detenido con un formidable tiro libre ante el que pudo hacer, tal vez, algo más Ospina.Un tanto que a la postre resultó definitivo y que podría valer un Mundial.

Seguir leyendo