A Hoyos se le enreda el camarín

Pizarro expresa su malestar por la falta de mecanismo en el juego de la U. Lorenzetti contradice a Pinilla y asegura que no falta carácter. El contrato del DT incluye una revisión en diciembre.


El camarín de Universidad de Chile está inquieto. Guillermo Hoyos lo sabe, pero no quiere soltarlo. Hoy, más que nunca, el técnico se da el tiempo de escuchar a cada gerente que le pide un minuto en el Centro Deportivo Azul. Todos los consejos para salir del complejo momento son bienvenidos. En los últimos días, incluso, se abrió a la posibilidad de modificar su esquema de juego para encontrar alguna variante que le dé sorpresas a un equipo que parece haber perdido el norte.

La tarea principal, sin embargo, está enfocada en el camarín. Asume que en las últimas declaraciones de sus dirigidos hay un dejo de disconformidad por el planteamiento que ha dispuesto en los últimos duelos disputados, que incluye el debut ante Unión Española y los amistosos de pretemporada. Ante tal escenario, Hoyos ha intensificado el diálogo con sus dirigidos. No quiere que decaigan. Les hace notar el buen rendimiento que tienen en las prácticas y que para superar el mal momento es cuestión de mejorar ciertos movimientos puntuales a la hora de jugar por los puntos. Se ha enfocado en corregir esas malas decisiones que están tomando en la cancha y que se vienen cometiendo desde la parte final del Transición, que nuevamente se vieron en la caída ante los Rojos, por el torneo nacional 2018.

Pero más allá del intento de Hoyos por abrir grietas internas, el camarín comienza a dar sus primeras señales de alejamiento de su bondadoso discurso. Incluso entre ellos mismos discrepan. Mauricio Pinilla fue el primero que lanzó su artillería, el domingo, tras caer ante los hispanos: “Necesitamos que cada jugador saque el hombre que tiene dentro. El carácter. Y creo que lo tenemos de sobra. Pero tenemos que demostrarlo”. Ayer, sin embargo, Gustavo Lorenzetti lo contradijo: “No creo que haya pasado por carácter. Creo que no tuvimos un buen primer tiempo, donde estuvimos imprecisos y un poco largo el equipo”, respondió al 9 azul.

Lo cierto es que en el club no preocupan tanto los resultados. Si bien saben que es clave para la tranquilidad del DT, aseguran que lo más inquietante es que el equipo carece de una idea de juego. No existe un mecanismo claro, y los rivales parecen haberle encontrado la mano a la U.

Uno que hizo público su cuestionamiento fue David Pizarro: “No estoy dispuesto a hacer un papelón por todo Chile con el plantel que tiene la U (…) Lógicamente nos falta mucho trabajo. Hace rato que no tenía una pretemporada tan dura, pero tampoco nos vamos a llenar de excusas… Estoy muy motivado, vamos a hacer un torneo importante”, dijo a Radio Cooperativa.

En la U quieren que los refuerzos comiencen a funcionar de inmediato. Yeferson Soteldo no pudo destacar en su primera aparición oficial con la casaquilla del chuncho, misma situación que afectó a Ángelo Araos. “Uno espera mucho de los muchachos que han llegado… Me carga escuchar lo de darle tiempo. En la U no hay tiempo, Hay un fastidio general de nuestra gente porque sabemos que como plantel debemos dar mucho más”, agregó el nacido en Valparaíso.

En el plantel están conscientes que se debe entrenar más. Hoyos ya recibió el consejo y lo acató. Incrementó las jornadas de trabajo para que su idea de juego sea asimilada de mejor forma. No quiere dar ventajas, y apunta a revertir lo antes posible esta crisis. Pek está preocupado por los errores que se vienen repitiendo hace más de cuatro meses: “Más allá de los nombres, si el mecanismo no está, será muy difícil competir. Ese es el trabajo que tenemos como plantel, encontrar el mecanismo perfecto para que esta máquina funcione”.

En Azul Azul buscan una solución al bajón del equipo. Si bien Ronald Fuentes dio prácticamente por cerrado el plantel, hoy la concesionaria se abre a sumar un refuerzo que ayude a evitar un papelón mayor en la Libertadores: “Se está conversando sumar un refuerzo. El primer partido nos dejó muy preocupados. La posición no está clara, pero puede ser un central o un volante ofensivo”, dicen desde La Cisterna.

En la dirigencia no esconden su preocupación por el futuro del equipo. Aún no le ponen plazos al DT, aunque saben que este sábado se debe conseguir un buen resultado para descomprimir el ambiente. Según el contrato que firmó Hoyos en su renovación, recién en diciembre se revisará su continuidad en el club, pese a que tiene vínculo hasta 2019.

En lo deportivo, Armando Cooper entrena a la par con el plantel y está en condiciones de sumar minutos este sábado, ante Iquique. Sólo dependerá de Hoyos.

Seguir leyendo