Iguales en pecados y virtudes

Wanderers y Huachipato empataron 1-1 en Valparaíso, con lo que se mantiene muy vivo el suspenso en la llave. Fue un duelo de dominio compartido, así como períodos contrastantes, con la emoción concentrada en el cierre.


Santiago Wanderers y Huachipato igualaron 1-1 en Valparaíso en el primer partido de su llave semifinal de la Copa Chile, en un encuentro de períodos contrastantes, pero con un resultado que se ajustó a lo que sucedió durante su desarrollo.

El primer tiempo debe figurar entre los períodos de mayor mediocridad en este campeonato o bien en el Transición. Hasta pocas faltas hubo, pese a que en el partido representaba el primer paso para alcanzar un cupo en un torneo internacional.

El control del juego, fueron los sureños quienes lo mantuvieron mayoritariamente, pero con escasa profundidad. Siempre intentaron hacer pasar el balón por César Valenzuela o Yeferson Soteldo, quienes exigieron a la defensa wanderina sólo de manera relativa, pese a sus innegables condiciones técnicas.

Los acereros apostaban esencialmente por ellos y, por lo mismo, intentaron pocos centros o pases profundos, optando por las paredes cortas o algún desborde, lo que produjo pocos resultados dada el orden que mostró la zaga local.

Al contrario, Wanderers prefirió los trazos largos y constantes centros, que tuvieron sólo un éxito relativo.

De esta manera, poco o nada de trabajo tenía Carlos Lampe hasta el minuto 30, cuando un disparo de Manuel López dio en un vertical y, en una acción desafortunada, luego en la cabeza del
boliviano, estableciendo la apertura de la cuenta de manera casi azarosa.

Los 15 minutos siguientes tampoco sucedió demasiado sobre la cancha del estadio de Playa Ancha, salvo una pelota flotante en el área que Felipe Núñez despejó con los puños cuando amenazaba Jorge_Ortega.

La segunda fracción comenzó con un cambio de actitud de Huachipato, que optó por hacer más dinámico su juego, a riesgo de ser impreciso. De esta manera se produjo la igualdad, cuando un centro de Bizama fue cabeceado por Ortega, encontrando una pobre respuesta de Núñez (51’).

El equilibrio en el marcador destrabó parcialmente el encuentro, con Wanderers adelantando sus líneas, lo que dejó algo más de espacio para los ataques acereros, mientras que los porteños llevaban algo de riesgo a través de centros en diagonal, sacados desde tres cuartos de cancha.

Los porteños, en todo caso, tuvieron un buen ciere de partido, mientras que los visitantes apelaban a Soteldo y su velocidad. Ese argumento les sirvió a los sureños para un par de ocasiones de riesgo, con un tiro del venezolano controlado por Núñez y un cabezazo de Ortega que se fue sobre el larguero.

Y los anfitriones tambiéntuvieron opciones como, por ejemplo, un disparo de Piña que pasó apenas desviado junto a un poste o un frentazo de García que angustió un poco a Lampe.

Ahora, la llave se cerrará el próximo miércoles en el estadio CAP._Y, por lo visto esta tarde en Playa Ancha, las apuestas siguen abiertas para uno y otro.

#Tags


Seguir leyendo