Infierno para la Roja

Brasil, el país en el que Chile se jugará la clasificación a Rusia 2018, es el único en el que la selección nacional nunca ha sumado puntos en las Eliminatorias.


El martes, la Selección se jugará la clasificación al Mundial de Rusia. Lo hará en Brasil, un auténtico infierno. En toda la historia de las Eliminatorias, la Roja nunca ha podido rescatar siquiera un punto en cinco partidos. Un registro que crece si se considera las derrotas en la Copa América de 1919 y 1949 y los empates en la de 1922 y en el Mundial de 2014. El recuento incluye papelones que no sólo afectaron las opciones de clasificar a la cita global, sino que terminaron costándole carísimo al prestigio del fútbol chileno. Las explicaciones son variadas. Desde las condiciones de las canchas y el clima hasta la ostensible diferencia de nivel deportivo.

El derrotero comenzó a escribirse en 1954. En el Maracaná, camino al Mundial de Suiza, Chile cayó por 1-0. “Le sacan partido a todas las condiciones, como la temperatura, la humedad, el tamaño de la cancha. Y, por cierto, tienen los mejores jugadores del mundo. ¿Qué hacer para ganar? Esperar que los brasileños jueguen mal”, dice Manuel Muñoz, delantero del equipo dirigido por Luis Tirado.

Colo Colo Muñoz, tocopillano como Alexis Sánchez, prevé una misión compleja en el Allianz Parque. “Si Chile no hace un gol en los primeros 20 minutos, es difícil que gane. Los hinchas son muy fanáticos, gritan mucho. Eso complica al visitante”, dice. El ex seleccionado advierte que el rol de Pizzi en la estimulación será clave: “Hay que hablar mucho con los jugadores, decirles lo que significa ganarle a Brasil y los beneficios que implicaría para su carrera. Brasil va a jugar en serio, como siempre”.

La segunda decepción llegó en 1989, otra vez en el Maracaná, y con un recuerdo bochornoso: el corte que se autoinfirió Roberto Rojas. Héctor Puebla prefiere no referirse a la conducta del Cóndor, que derivó en la descalificación y en la eliminación de Italia 90 y Estados Unidos 94. “Brasil es el equipo mejor que hay. Tiene grandes jugadores, siempre ha ido a los mundiales y forma grandes selecciones. La diferencia no es sólo con Chile, sino con todos”, dice el Ligua. El histórico jugador de Cobreloa descarta de plano la falta de actitud. “No entramos disminuidos, sino todo lo contrario. Si no es ahora, no será nunca, pero eso de entrar a lo guapo ya no existe”, advierte.

Víctor Cancino, quien estuvo en la cancha en el 2-0 en Curitiba, en 2001, con la Roja ya eliminada de Corea Japón 2002, apunta que la diferencia no sólo está en el talento. “Ellos saben manejar la presión, porque nacen con ella. La convierten en algo divertido. Chile tiene que ser atrevido, encarar, buscar el ‘uno contra uno’. En nuestro caso, Brasil aprovechó sus opciones y nosotros no”, insiste.

A Rodrigo Pérez le tocó ser parte de la derrota más dura: el 5-0 del 4 de septiembre de 2005, en Brasilia. “Yo perdí 1-0, porque cuando entré nos llevaban cuatro”, bromea. Después, comparte la tesis de los otros seleccionados. “Esa selección brasileña tenía a figuras como Robinho, Ronaldo y Adriano. Un equipazo. Esta generación con Alexis, Vidal y Bravo, entre otros, es la que está más cerca de conseguir una victoria histórica. Han demostrado que con presión juegan mejor”, afirma el exlateral de Cobreloa.

La Generación Dorada también supo de decepciones. En 2009, la Roja de Marcelo Bielsa perdió por 4-2 ante el Scratch, en Bahía. “Años atrás no teníamos ninguna posibilidad. Ahora, con Alexis, Vidal, Medel, Bravo, Chile puede ir y dar la pelea. Y aún así cuesta. Es jugar contra los mejores del mundo. Hay que hacer el mejor partido de tu vida. Yo iría a ganar, jugándoles de igual a igual, les hacemos daño y los hemos tenido ahí. Chile tiene que ir y jugar como lo hace Chile. Intentar dañarlo”, aconseja Roberto Cereceda, quien estuvo en ese duelo.

Seguir leyendo