José Miguel Pereira: “Este equipo tiene la misma garra”

El defensa de la selección nacional de polo, único campeón mundial en 2015 que se mantiene como titular, analiza las perspectivas de Chile para la defensa de la corona en Australia.


Cuando un periodista se acercó a entrevistar a José Miguel Pereira (hándicap 4), sus compañeros de equipo José Ignacio Martínez (2), Martín Arrau (2) y Andrés Vial (3) se rieron y exclamaron: “¡Capitán!”. En la despedida del equipo, que el próximo fin de semana debuta en el Mundial de Australia, es quien toma el micrófono y la palabra.

Y el defensor de la selección nacional tiene un motivo especial para esa consideración, por ser el único titular del cuarteto del título mundial en el Club San Cristóbal hace dos años que sobrevive en la nueva nómina. En ese entonces Pereira fue el dueño de la zaga y ahora es, además, el nexo visible entre el nuevo cuadro titular y el valiente equipo del bicampeonato mundial en Chile. Sin embargo, Cote no está definido como capitán. Prefiere un bajo perfil.

¿Por qué le toca ser el único jugador de 2015 como tiular, y cómo se ve con el peso de ese rol?
Hemos entrenado durante varios meses, se probaron distintas combinaciones y se llegó a ésta, que los técnicos pensaron que estuvo mejor. No creo que haya un motivo más especial. Y para mí es una gran responsabilidad, porque nos fue muy bien en el Mundial pasado y por eso ahora tenemos la vara muy alta.

¿Ahora la presión es mayor, por corresponder a su estatus de campeón mundial titular, o es menor por la sensación de que ya conquistó un título planetario?
Yo creo que es lo mismo. En el equipo también tenemos a Cote Zegers, que tiene mucho rodaje y ha jugado mucho polo afuera. Y los otros dos son más chicos pero también tienen experiencia por jugar todos los torneos importantes de acá. Así que no creo que recaiga una responsabilidad más alta sobre mí.

¿Pero es ahora el líder del equipo?
No estaría tan claro. Zegers tiene más hándicap que yo, porque tiene 5 goles, así que no me veo como tal.

¿Sigue fresca en la mente, como si fuera ayer, la jugada en la cual habilitó a Mario Silva para anotar el gol de oro en la final?
Ese partido ante Estados Unidos fue impresionante. Íbamos perdiendo y faltaban segundos para el fin cuando Pipe Vercellino hizo un golazo para empatar. Y después me quedó la jugada final, de falta. Yo quise rematar al arco, para que ojalá entrara. Pero era muy difícil hacerlo desde la mitad de la cancha, y quedó cerca de Mario Silva para que anotara. Fue increíble haber ganado así.

Usted sigue con el mismo hándicap de entonces. ¿No ha avanzado como polista?
Veo que tengo un poco más de experiencia que la vez pasada. He jugado todos estos años en la Triple Corona nacional, así que estoy más maduro. Tenía 24 años en ese entonces y había debutado en un Mundial, pero ahora sé cómo se siente.

¿Y qué ha transmitido de su experiencia personal en 2015 para los jóvenes de este plantel?
Que hay que tener tranquilidad y humildad, porque jugar un Mundial es una responsabilidad y también una gran oportunidad. Y que hay que ser responsables con la confianza que nos depositaron los entrenadores.

¿La ambición de ahora es mayor que la del torneo pasado?
Es la misma. Siempre es un orgullo representar al país.

¿Y qué es más duro: buscar el título de local o llegar como defensor de la corona y corresponder con otra?
Creo que es mayor la presión de jugar en casa, con todo el público chileno. Estás frente a todo el país, que espera que ganes. En cambio, afuera estás lejos. Pero la sensación de ganar es buenísima.

¿Chile llega al torneo como favorito?
Difícil pregunta, porque no creo que haya un claro favorito. Considero que todos los equipos están súper parejos. En nuestro grupo el rival más fuerte es Inglaterra,y no sé tanto del equipo de Nueva Zelanda e India. En el otro grupo, Argentina y Estados Unidos son equipos tremendos y la localía le da un favoritismo a Australia también.

La Roja ganó el título en 2015 tras cuatro victorias muy duras. Con tantos cambios en la nómina, ¿se perdió la garra de ese grupo?
No. Este equipo tiene la misma garra del anterior, el mismo corazón. Y este equipo no tiene una individualidad extremadamente buena ni un punto extremadamente bajo, es una nómina muy equilibrada y su fortaleza está en el juego en conjunto.

Mario Silva y Felipe Vercellino destacaron como jugadores de proyección en ese entonces. En este torneo, ¿quién sería?
José Ignacio Martínez y Andrés Vial son dos jóvenes que tienen mucho por mejorar y no me sorprendería que hicieran un tremendo Mundial. Pero nuestro equipo es súper parejo. No hay una estrella como para predecir, “éste es quien la va a romper”.

¿Y cómo se toma la ausencia de Felipe Vercellino, el mejor jugador de la edición pasada?
Él está jugando fuera del país, haciendo muy bien las cosas y es una lástima, pero no está en el equipo nomás. No podemos lamentar, hay que trabajar con quienes tenemos.

¿Cambió en algo el polo chileno después del título en calidad de local?
Creo que sí. El Mundial aquí ayudó mucho a difundir el polo y a que más auspiciadores se interesaran en un deporte caro. Nos sirve que la gente nos vea. Llega harto público en los campeonatos de la Triple Corona, ha aumentado el número de gente. También se supo mejor cómo organizar torneos importantes.

¿Y ayudó a que surgieran más jugadores?
El polo es un deporte caro y muy de familia. Es difícil que comience a jugar alguien que no sea de una familia polista. Pero yo creoque sí aumentó el número de personas con parientes en el polo que se interesaron más por él y empezaron a jugar.

Seguir leyendo