Con Kiev en la mira

Este martes comienzan los octavos de final de la Champions League. COn el desembarco de Alexis, ahora son cuatro los chilenos en competencia. El miércoles se juega una final anticipada: Real Madrid-PSG.


Luego de 69 días, vuelve el torneo de clubes más importante del mundo: la Liga de Campeones. El 6 de diciembre finalizó la fase de grupos y hoy se abren las series de octavos de final, que prometen alta intensidad considerando las llaves que habrá.

La presencia nacional creció. Con el arribo de Alexis Sánchez al Manchester United, ahora son cuatro los representantes nacionales presentes en la Champions. Además del tocopillano, están Arturo Vidal (Bayern Múnich), Gary Medel (Besiktas) y Claudio Bravo (Manchester City). Sánchez es una de las novedades en la lista de inscritos de José Mourinho para el torneo, favorecido por el hecho de que el Arsenal no disputa la Champions. El United juega el 21 de febrero ante el Sevilla de Vincenzo Montella, en el Sánchez Pizjuán, en el inicio de su serie. Hoy, el City de Bravo visita al Basilea, con el favoritismo del lado de los Citizens. Mientras tanto, Vidal y Medel tendrán que eliminarse entre ellos, en una serie que tendrá a alemanes y turcos cara a cara el martes 20, en Múnich.

Aunque no haya chilenos, hay una serie que se roba las miradas. Perfectamente puede ser una semifinal o final: Real Madrid versus Paris Saint-Germain, el partido que todos están esperando. Pocas veces en la temporada el cuadro parisino ha tenido desafíos de semejante peso (en la fase de grupos chocaron con el Bayern, con una victoria 3-0 y una derrota 3-1), y este miércoles buscarán su festejo en el Santiago Bernabéu. Bajo la batuta de Neymar, el equipo de Unai Emery visita la capital hispana desarrollando una campaña exitosa: líder absoluto de la Ligue 1 con una ventaja de 12 puntos sobre su escolta (Monaco), en cuartos de final de la Copa de Francia y en la final de la Copa de la Liga local.

El punto es que ahora es cuando tienen la oportunidad de dar el golpe y justificar la atención mediática que el cuadro logró al fichar a Neymar, con algo en mente: quedarse con la Orejona. Además, está la chance de limpiarse definitivamente de la dura eliminación de la Champions anterior contra el Barcelona, hace un año. “Este equipo está mejor preparado y esas experiencias están para mejorar. Creo que hoy el equipo ha progresado y ha crecido. Estoy seguro de que estamos mejor preparados para el futuro”, afirmó Emery.

Al frente está el Madrid de Zinedine Zidane, que luego de tener un 2017 repleto de éxito, atraviesa por un 2018 que no ha sido el esperado, producto de un rendimiento oscilante. Con La Liga como una quimera (actualmente están cuartos, a 17 unidades del Barcelona) y eliminados sorpresivamente de la Copa del Rey ante el Leganés, de local, la Champions aparece como la ocasión para que los merengues se sacudan de las últimas decepciones. A la larga, y más allá de las dudas, son el bicampeón del torneo y tienen un plantel de figuras rutilantes. Una estadística avala que el Madrid es un club copero: ha llegado como mínimo a semifinales en las últimas siete temporadas.

En una entrevista concedida a la cadena RTL, Zizou exculpó a sus jugadores por el irregular rendimiento de la Casa Blanca: “Tomé la decisión de coger a este equipo, cuando las cosas no van bien, ¿qué voy a hacer? ¿Decir que es su culpa? No, soy responsable de todo eso”. Sobre su futuro en la institución, dijo: “Disfruto mucho, sé que no durará toda mi vida”. Lo único claro es que esta final anticipada dejará un herido. Uno de peso.

Vuelve la Champions, con el afán de llegar a Kiev, la sede de la gran definición.

Seguir leyendo