La apuesta de Sampaoli resulta a la perfección

Autor: La Tercera

El DT logró la clasificación con el equipo albiceleste, tras sobreponerse a un inicio de muchas dudas.


Jorge Sampaoli celebra eufórico. Acaba de terminar el partido en Ecuador y, con tres de Messi, Argentina se impone 1-3 y clasifica al Mundial. Directo a Rusia, tal como se planteó el estratega cuando asumió la conducción del equipo albiceleste, el 1 de junio de este año.

Los últimos dos años han sido atribulados para el técnico. En enero de 2016 se iba se la selección chilena para seguir su carrera en Europa. Su anhelo de dirigir en el Viejo Continente lo llevó a forzar su salida de Chile, enfrentándose públicamente con los dirigentes de la ANFP y generando un ambiente que propició su adiós. Y aunque estuvo algunos meses inactivo, en junio de 2016 aterrizaba en España para asumir la banca del Sevilla.

En su primera experiencia europea, conquistó a los fanáticos andaluces con su estilo de juego. Y pese a que los resultados acompañaron en la primera parte de la temporada, en la que los sevillistas pelearon en la parte alta de la tabla, tras ser eliminados en octavos de final de Champions League a manos del Leicester el rendimiento colectivo se derrumbó y terminó la campaña exhibiendo un juego irregular y lejos de la pelea por el título.

Fue entonces cuando apareció la AFA y una selección argentina llena de dudas. Después de la derrota transandina en Bolivia en la 14ª fecha del proceso, Claudio Tapia cesó a Edgardo Bauza y pensó en el casildense, que no tuvo dudas. Su obsesión por dirigir a Lionel Messi lo llevó a aceptar un desafío que nadie quiso, apostando a lograr el objetivo en las cuatro fechas finales. Y después de un inicio dubitativo, con tres empates en línea y con la clasificación tambaleando, logró un triunfo reivindicador en Quito que lo lleva directo a la Copa del Mundo.

El técnico se sobrepone así a la crítica y se alista para un nuevo desafío mundialista. Esta vez, cargando con el sueño argentino de ver Lionel Messi levantando la copa que le falta. Hasta ahora, la apuesta de Sampaoli resulta a la perfección.

Seguir leyendo