La arenga de Pinilla a Soteldo

Foto: Captura de video.

El chileno se percata de la ansiedad del venezolano y asume su rol como referente aconsejando a la nueva incorporación de los azules.


Yeferson Soteldo intenta, pero no puede. Se frustra. Se toma la cabeza, luego de perder nuevamente el balón en su afán de querer demostrar por qué llegó a Universidad de Chile. Sus ganas de dañar a la defensa de Temuco son inofensivas. Hoyos, desde la banca, le pide calma, más aún cuando el lamento del público estudiantil se escucha con notoriedad en el Germán Becker, en señal de queja por el poco compañerismo del venezolano al momento de efectuar el juego colectivo.

En la cancha, Mauricio Pinilla se percata de la ansiedad del 10 estudiantil. Y asume su rol de referente del plantel. A los 56’, mientras atienden a Franz Schultz en el campo de juego, quien salió por una lesión muscular, el goleador estudiantil se acerca aconsejar a Soteldo. La conversación dura cerca de 15 segundos y, en ella, el campeón de América le pide entregar antes el balón. Le hace gestos con las manos, que simbolizan la transición del balón. Soteldo lo escucha atentamente, y asiente con la cabeza. Pinigol terminó palmoteándole la cabeza.

Es que Pinilla ya lo había dicho durante la semana, luego de la victoria ante San Luis. Durante las últimas semanas, el plantel se encargó de moldear el juego de la gran joya azul, considerando que su juego no puede ser tan individualista como en Huachipato: “Le hemos explicado que no es lo mismo jugar en Huachipato que en la U, los equipos acá se repliegan y tiene que tratar de apoyarse un poco más”, comentó el 9 del equipo que entrena en La Cisterna.

Tras el consejo, Soteldo se asoció más con el plantel. Buscó constantemente a Jean Beausejour, con quien comparte la banda, e incluso estuvo cerca de anotar a los 84’, con un disparo que se fue por poco desviado de la portería de José Gamonal. Fue sustituido a los 89’ por Angelo Araos.

Según las estadísticas del encuentro, Soteldo probó en cinco oportunidades a la portería de Gamonal, en la que sus remates se fueron todos desviados. Tuvo una recuperación, 19 pases correctos y cuatro incorrectos.

Seguir leyendo