La banca de Babel

El cuerpo técnico de la UC está compuesto por seis miembros de cinco nacionalidades diferentes: un español, un argentino, un boliviano, un brasileño y dos chilenos.


¿Qué pueden tener en común un preparador físico argentino, un entrenador de arqueros brasileño, un ayudante boliviano y otro chileno, y un DT español? En la UC tienen la respuesta: todos son parte del nuevo cuerpo técnico cruzado, el de más diversas nacionalidades del fútbol chileno.

La llegada de Beñat San José trajo consigo la confluencia multicultural a San Carlos. Entre las personas que trabajaban con él y los que ya lo hacían en la precordillera, las personas que comandan al elenco de la franja tienen historias tan ricas como disímiles.

Sus ayudantes son el chileno Patricio Ormazábal y el boliviano Walter Flores. Y mientras el primero fue un nombre concordado con la dirigencia para tener a alguien cercano conocedor de la cultura estudiantil, al segundo lo dirigió hasta junio del año pasado en Bolívar, cuando le ofreció ser parte de su cuerpo técnico.

El exseleccionado altiplánico aceptó el desafío y tras lograr el bicampeonato, primero como jugador y luego como asistente, no dudó en acompañar a San José hasta Chile. “Le agradezco mucho por darme la posibilidad de trabajar con él. En el poco tiempo que llevamos ya hemos conseguido cosas importantes”, dijo durante sus primeros días.

Con el cambio de entrenador, la Católica también vio modificaciones en otras funciones. Una de ellas fue la del preparador de arqueros. Iván Contreras dejó de serlo. El español llegó con uno propio: el brasileño Mauro Machado.

Luego de retirarse en el fútbol boliviano comenzó con su carrera como preparador de porteros, hasta que llegó al Bolívar, club donde conoció al DT. El hispano también le ofreció seguirlo a los pastos de San Carlos y el exmeta de Real Potosí y Wilsterman, entre otros, aceptó el desafío.

Los preparadores físicos llegaron por distintos caminos a trabajar con el DT español: el argentino Gastón Lloveras, tras haber trabajado en Chile en San Felipe, Colo Colo y O’Higgins, fue el PF de San José en Antofagasta, quien a su vez se lo llevó al Bolívar y ahora a la UC. “Estuve 11 años seguidos en Chile. Me he ido un año y medio a Bolivia y ahora me toca volver. Entonces, para mí es una emoción muy fuerte estar de nuevo acá. Es un país que quiero mucho. Tengo un hijo chileno, así que estoy muy contento, esperando hacer grandes cosas”, dijo.

A él se suma Cristián Villagrán, el preparador físico ayudante, quien tras diez años en Audax se sumó en 2015 a las inferiores de la UC. En 2016 fue subido al primer equipo para ser el ayudante de Osvaldo Alegría, quien partió a Perú con el Comandante. Por lo que ahora el chileno Villagrán continuará desempeñando la misma función, aunque con nuevo jefe. El español Beñat San José se encargó de hacer de su cuerpo técnico en la UC uno multicultural.

 

Seguir leyendo