La deslucida vuelta de Alexis a su torneo favorito

El Manchester United igualó sin goles con el Sevilla, en España, por la ida de octavos de final. El tocopillano jugó 75', cumpliendo una actuación poco resaltante. El planteo poco riesgoso de Mourinho tampoco ayudó al chileno.


Pasaron 351 días para ver a Alexis Sánchez, otra vez, jugando el torneo de clubes más importante del fútbol: la Liga de Campeones. La Orejona es el trofeo más deseado para el chileno, una obsesión que terminó pesando para que partiera al Manchester United en enero. Hoy volvió a escuchar ese himno que le paraliza los pelos al futbolero más recalcitrante. Y seguramente no quedó conforme. Fue un empate sin goles en el Sánchez Pizjuán, con un deslavado cometido de Alexis, quien nunca pudo ser desequilibrante en favor de su escuadra.

José Mourinho sorprendió con la alineación titular. Ubicó a tres volantes en el centro del campo, ninguno de ellos Paul Pogba. El francés, uno de los traspasos más caros de la historia, no está atravesando por su mejor momento y además llegó resentido. El DT portugués prefirió poner a Scott McTominay, de 21 años, una de las grandes promesas de los Diablos Rojos. Con el desarrollo del juego igual tuvo que entrar Pogba, porque se lesionó Ander Herrera. Sánchez partió en la izquierda del ataque, su posición recurrente, aunque en Nervión eso no le sirvió para ser figura, básicamente por el planteo sin riesgo del United. Considerando que cierran la serie en Old Trafford, Mourinho prefirió apostar por el control del mediocampo y dejar un tanto aislado a Lukaku. En otras palabras, fue a no perder.

Por la posición que ocupó en la cancha, Sánchez tuvo un duelo áspero con Jesús Navas, el lateral derecho de los sevillistas, sobre todo en el primer tiempo. Tanto así que el tocopillano fue amonestado en los 41′ por una falta sobre el exjugador del City. El punto es que Alexis nunca pudo explotar la espalda de Navas.

Fue un cotejo incómodo para el delantero nacional. Se reacomodó en la cancha para intervenir más, trató de sacar al equipo desde atrás, se fue desde la izquierda hacia la derecha y otra vez a la izquierda durante los primeros 45′. En el complemento, su trabajo tuvo que ver con Navas, ya sea para que no desbordara y, en ataque, esperar que le quedara el balón para encarar y generar peligro. La vez que tuvo espacio (24′) le dio un gran pase a Lukaku, quien de frente a Sergio Rico elevó su remate. Al igual que Alexis, el 9 belga fue otro de los perjudicados por el esquema de Mourinho, porque tenía que generarse ocasiones sin compañía. El chileno fue reemplazado a 15′ del final, por Rashford. Este último provocó las mejores chances del United en el segundo tiempo, cuando el partido se esfumaba.

El Sevilla fue quien llevó las acciones. En faceta ofensiva fue más veloz y punzante. De hecho, la actuación soberbia de David De Gea fue clave para el resultado final. El arquero hispano, quien participó mucho más que su colega Rico, realizó un par de atajadas extraordinarias en el cierre del primer lapso. En el complemento, bajó la persiana con seguridad y oficio.

Un 0-0 es un resultado que tampoco deja tan tranquilo al United, porque el Sevilla puede clasificar en Inglaterra con cualquier empate con goles. La serie está totalmente abierta. La vuelta será el 13 de marzo.

Seguir leyendo