La extraña ‘adicción’ del arquero del Borussia Dortmund

Roman Bürki tiene un extraño ritual previo a los partidos: llevarse el balón oficial sin que los árbitros lo adviertan.


El comportamiento del arquero del Borussia Dortmund, Roman Bürki, raya en la extrañeza. El arquero del poderoso equipo alemán tiene un ritual previo a los partidos que nunca olvida y que llama la atención en todo el mundo: llevarse el balón oficial del encuentro.

Para cumplir su propósito, el golero se vale de dos aspectos: la inocencia de los niños que trasladan el implemento hacia el centro del campo de juego y la distracción de los árbitros, habitualmente concentrados, a esas alturas, en el sorteo de los capitanes.

Hasta aquí, la rara costumbre no ha sido objeto de sanción.

Seguir leyendo