Juvenal Olmos

Juvenal Olmos

Entrenador y ex futbolista

El Deportivo

La obligación de los técnicos

Guede, Hoyos, Palermo y Sánchez.

Adiós al monociclo, bienvenida la bicicleta. Torneo nuevo y con ello las dos ruedas, pretemporada larga y con tiempo suficiente para preparar a sus planteles en las distintas facetas del juego. Los diferentes entrenadores tienen un verdadero desafío respecto del funcionamiento de sus equipos, su oferta de juego debiera ser más competitiva y el reconocer el “ cómo juega un determinado equipo” tendría que ser de fácil lectura.

El campeonato largo amenaza en serio algunos versos clásicos instalados en nuestros entrenadores y frases célebres ya tienen el letrerito de “For Sale”. El trabajamos bien durante la semana, pero no podemos transferirlo el domingo o entramos dormidos a la cancha van de salida.

El resultado es una variable más dentro del fútbol, pero el sello futbolístico impreso por los estrategas a sus equipos es una obligación. Entregarle a determinada divinidad el rendimiento del propio equipo genera incertidumbre, porque es pega prioritaria del DT entregar a su plantel una partitura de juego razonable.

Particularmente, la influencia de los DT tendría que verse reflejada no sólo en el mejoramiento de la oferta colectiva, sino en el aterrizaje de jugadores fraguados en las inferiores de cada club y donde el torneo largo debiera apadrinarlos como uno más del plantel profesional.

Desde hace 10 años que la casi totalidad de los 16 equipos de Primera no tenían a lo menos cuatro amistosos en el cuerpo antes del primer partido del campeonato, lo que es tiempo suficiente para que cada director técnico haya penetrado con su discurso en el disco duro de su camarín.

Interrogantes legítimas de cada jugador como: dónde debemos apretar, dónde debemos recuperar, por dónde queremos atacar o cómo nos vamos a defender si nos atacan con dos centrodelanteros, son todas preguntas que ya deben estar contestadas con trabajos analíticos por parte de los entrenadores.

Rara vez los futbolistas generan estas preguntas de manera directa, sin embargo, se dejan entrenar tácticamente como dando por hecho que su DT ya solucionó la meta más importante de un equipo. Los instrumentos que utilizarán para adquirir en sello futbolístico.

El cómo nos entrenamos dice relación directa con la “forma de Juego” o con el “cómo quiero que mi equipo se exprese”.

Si un DT quiere que su equipo le quite oxígeno al rival y lo ahogue en el ida y vuelta, entonces necesariamente sus entrenamientos estarán vinculados con el trabajo de duelos con pelota de 1v/s1 o 2v/s2 por 1.30’ de trabajo y misma pausa.

El fútbol se mejora desde adentro y la génesis de este perfeccionamiento se encuentra en la capacitación de los que dirigen. La forma tiene matices, pero el jugar bien debe tener un sello propio. Elijan la que quieran, pero que se vea reflejada cada domingo. El apretar arriba o reagruparse, contraatacar o proponer un fútbol de posesión, jugar por los costados o monopolizar por el centro , jugar con uno, dos o tres puntas, salir jugando a ras de piso o con pelotazos largos desde el fondo, son todas variables legítimas del fútbol y que esperamos verlas exhibidas a partir de este fin de semana.

#Tags


Seguir leyendo