La obsesión de Guede

Foto: Agencia Uno.

El DT reconoció que la intensidad en la recuperación del balón es el punto débil de su equipo y busca remediarlo.


Definitivamente Pablo Guede se alejó por completo de los rótulos. Esos que lo definían como un entrenador ofensivo, que privilegiaba la búsqueda constante del arco rival y que descuidaba el bloque defensivo. El nuevo estilo se instaló en el Monumental y el DT lo comenta abiertamente.

Los albos gozan por ahora de la tranquilidad que otorgan los títulos y eso lo aprovecha el cuerpo técnico del argentino que se propuso mejorar uno de los aspectos más débiles de su elenco. Guede admitió tener un nuevo desafío. “Defensivamente estamos evolucionando en la intensidad de recuperar la pelota, eso para mí es una obsesión. En eso estamos un poquito al debe” confesó el entrenador, para más tarde aclarar que no se trata de presionar a sus rivales lo más cerca del pórtico contrario, sino de una característica permanente que les permita someter a sus oponentes. Y para lograrlo se puso como plazo el partido contra Palestino del próximo 17 de febrero.

El desafío autoimpuesto por el técnico se extiende a otras zonas de la cancha, las que a su juicio ya están entregando resultados positivos. “El equipo tiene un funcionamiento, puede gustar o no, pero tiene un funcionamiento. Quisimos agregar diagonales para llegar al gol de los extremos y estamos abriendo puertas. Opazo hizo un gol en la medialuna del área, es una evolución del juego que teníamos en ataque” expresó el DT.

Guede se muestra tranquilo, no elude tema alguno e incluso se atrevió a trasparentar el inconveniente que hoy tiene a Jaime Valdés en duda para el duelo de mañana ante Audax. “Tengo un problema con ‘Pajarito’, que espero que no sea grave, el tema es con una uña (de un pie), entonces nos genera una opción de variar algo que teníamos en la cabeza. No me voy a precipitar a decir algo y luego el domingo hago otra cosa, no quiero quedar como un mentiroso. Luego tomaré la decisión”.

En lo que el DT no duda es en garantizar la presencia de Paredes y Valdivia ante los itálicos. Ni en deshacerse en elogios nuevamente hacia ambos referentes, que siguen afinando su puesta a punto con el balón para llegar en óptimas condiciones al estreno de la Copa Libertadores. Su otra obsesión.

Seguir leyendo