La simulación no asusta

Deportistas y autoridades chilenas aplauden la atrevida decisión del remo de reconocer como oficial un mundial virtual en estático. La mayoría lo ve como un avance y se abre a que experiencias similares se introduzcan en sus deportes.

El experimento a debate. La atrevida decisión de reconocer oficialmente como una prueba deportiva más el remo en estático (indoor lo llaman), de la que salió la chilena Melita Abraham con el oro sub 23 (otro triunfo en remo, pero esta vez remo, sin bote y sin agua), ha generado sorpresa y revuelo. Pero también voces que aplauden la novedad y hasta favorables a aplicarlo a otras disciplina. La máquina y la simulación a la misma altura que el deporte. ¿Es avance? ¿Es serio? ¿Es una invasión hoy graciosa pero muy peligrosa? ¿Es otra fuente de ingresos a la que rendirse, el ingenio de una marca para promocionar su maquinaria? La Tercera abre el debate.

A Érika Olivera, ex atleta, dice: “Si en el atletismo hubiese existido un campeonato mundial sobre banda de trote, yo habría competido. En el remo, que no haya agua y sólo sea medido por un computador no le quita mérito a Melita. Son disciplinas novedosas y los deportistas deben innovar también”.

La remera Soraya Jadue aplaude la invasión de la simulación: “El que ande muy rápido los dos mil metros sobre el ergómetro, también lo hará bien en un bote normal. Los mejores del remo también lo son en el estático. No lo pondría al mismo nivel, pero no deja de tener mérito. Compites prácticamente contra todos tus rivales en el remo, o los que se preparan con esta máquina, que son muchos”.

La Copa del Mundo era un viejo anhelo de la empresa Concept2, fabricantes de estas máquinas. Tras asociarse con la Federación Internacional, logró el estatus de certamen planetario. “Concept es la que más se asemeja a lo que sería estar sobre un bote en el agua. Pero esto debe ser también por un tema de marketing”, agrega Jadue. La empresa pagó íntegramente los gastos de Abraham y las principales figuras del remo convencional que compitieron en el mundial indoor.

El presidente del atletismo chileno, Juan Luis Carter, también se apunta a la idea: “Si hubiera una prueba similar para el atletismo, la apoyaríamos. Puede que no sea lo mismo, pero es parte de la innovación. Ése es un desafío que debe siempre estar presente en todos los deportes. Adaptarse y acercarse a la mayor cantidad de gente”.

La velocista Fernanda Mackenna discrepa: “En máquinas sería completamente distinto. Cambia desde la indumentaria hasta los desplazamientos. Sería muy extraño. Para mí, debe ser considerado otro deporte”.

El piloto de rally Luis Ignacio Rosselot traslada la experiencia a su disciplina: “Quizás para un piloto más joven sea muy atractiva la simulación en una máquina. En mi caso, no. En el rally me cuesta imaginar algo así. De partida, no se podría tener a un copiloto y el movimiento es difícil de recrear. Encuentro muy válido lo de Melita, pero dudo que sea lo mismo”.

¿Se podría correr, por ejemplo, la vuelta a Chile en bicileta estática? Richard Gwyne, timonel del ciclismo, se sorprende: “Me deja marcando ocupado. Pero estoy abierto a todo tipo de competencia. Tendría que ser una prueba de resistencia”. “Si hubiera un campeonato mundial de bicicleta estática, yo participo feliz. Sería muy entretenido”, afirma Antonio Cabrera, campeón nacional en pista.

El COCh, que felicitó profusamente a la deportista en redes sociales nada más obtener su victoria, también entra en el debate. “Desde el Comité Olímpico celebramos el título obtenido por Melita, y estamos seguros de que será uno de muchos hitos que tendrá a lo largo de su carrera. Éste fue un campeonato oficializado por la Federación Internacional de Remo, que al igual que muchos otros deportes, está poniendo la tecnología como un motor de innovación en sus competencias. Nos parece bien que así sea”. En cambio, optaron por el silencio a la pregunta de si esta victoria va a ser reconocida igual en términos económicos.

El Mindep, a través de la ministra subrogante Nicole Sáez, le quita a Melita la posible idea de la cabeza. “El remo indoor , que organiza la federación internacional, más bien lo que busca es dar visibilidad al deporte, pero no pertenece a ningún programa del ciclo olímpico y, por lo tanto, no está reglamentado ni en el Artículo 12, que entrega los premios, ni en el Proddar, que entrega la beca. Es sólo un torneo más y sirve como preparación para los deportistas”. La futura ministra, Pauline Kantor, optó por no dar una opinión sobre el experimento. “Hay un gobierno en ejercicio”, afirmaron desde su gabinete para eludir el pronunciamiento.

Seguir leyendo