Las citas que penden de Piñera

Una serie de eventos de importancia mundial depende de la venia del Presidente electo. Algunos están en avanzadas conversaciones, otros aspiran a ser considerados tras el rechazo de las autoridades actuales.


Son muchas las citas internacionales que están pendientes de saber si pasarán por Chile en 2018 y 2019. En el fondo, esperan a la revisión de Sebastián Piñera y su equipo de gobierno, de que se comprometan a cofinanciar o no las mismas cuando tomen posesión del mando, a partir de marzo.

Para cofinanciar grandes eventos deportivos, el Mindep cuenta con una línea especial de recursos que asciende a $ 700 millones y que heredará la nueva administración. Sin embargo, las peticiones, que hasta ahora son 36, ya llegan a los 1.900 millones, según cuentan desde el organismo. De hecho, el apoyo estatal siempre acaba siendo mayor, siempre está la posibilidad de hacer reasignaciones y también por complementos desde otros ministerios y con otras formas de aporte.

También están pendientes del sí varios deportes tuerca. El más avanzado para volver es el Dakar. El mismo presidente electo, Sebastián Piñera, anunció durante la campaña que estaba en conversaciones con la organización. Una vez concretada su victoria, hubo otro encuentro con su equipo, donde se avanzó bastante. Sin embargo, aún se debe negociar la cantidad que deberá pagar el Estado. De hecho, la última vez que la prueba pasó por el país, en 2015, hubo que desembolsar US$ 4 millones, cifra que según las autoridades se recuperó a través del turismo. La oferta es que Chile tenga por primera vez la largada. Hacienda también debe participar de la decisión.

En la Fórmula E también se mezclan varias carteras. Se suma la de Energía. Este año el gobierno aportó más de US$ 3 millones y en la producción aspiran a repetir el evento en 2019. “Hay altas posibilidades, todo dependerá de las conversaciones con las nuevas autoridades. Éste fue un evento país en que se unieron el sector público y sector privado”, expresa Manuel Paredes, jefe de la organización del Santiago E-Prix.

En Concepción esperan el premundial de Rally, la antesala para que la capital penquista sea la sede durante al menos tres años del WRC. “Tenemos una estructura de financiamiento con la empresa privada desde el Rally Mobil y aportes a través de la Ley del Deporte. Igual, el aporte del gobierno es fundamental y esperamos reunirnos con las autoridades”, dice el productor Felipe Horta.

El golf aspira a organizar nuevamente el Chile Classic. La última vez, en 2015, el Fisco aportó el 10 por ciento del costo, lo que fue calificado por Alejandro Peric, su organizador, como “un negocio redondo para el Estado”, por los impuestos que debió cancelar. De todas maneras, espera reunirse con las nuevas autoridades para conseguir ayudar para traer de regreso a la competencia. “Es una gran oportunidad”, añade Peric.

Algo más lejano aparece la chance del regreso del ATP a Chile. La apuesta de Álvaro Fillol, director del desaparecido certamen de tenis, se enfoca en concretar infraestructura para organizarlo. De hecho, el gobierno ya ingresó un proyecto suyo para crear un gran centro de tenis en el Estadio Nacional. “Nuestra idea es primero que estén las instalaciones para gestionar la vuelta del torneo. Creemos que eso estaría listo en 2020, por lo que buscaremos el regreso en esa fecha”, anuncia.

Lo más inmediato, y pendiente de aprobación de las nuevas autoridades, es el Challenger de Santiago II. “Este año pretendemos elevar la categoría del torneo a US$ 75 mil más hospitalidad o a US$ 100 mil sin hotel. El año pasado, el gobierno nos aportó $ 15 millones y sin ese apoyo no sería factible hacerlo”, revela Allan Jarry, uno de los organizadores.

El ciclismo tiene como principal evento la Vuelta a Chile. “Realizar la Vuelta tiene un costo de $ 600 millones. El año pasado el gobierno nos entregó 170 millones y sin esos recursos no podríamos realizar el evento”, dice Claudio Muñoz, gerente de la federación, quien añade que la entidad busca realizar nuevamente una fecha de la Copa del Mundo de pista.

Por otra parte, el hockey césped organizará la primera fase de la World League en damas y varones, entre el 14 y 23 de septiembre. “Organizarla cuesta unos $ 150 millones y esperamos que las nuevas autoridades nos apoyen. Porque si no lo hacen, no se podría organizar”, asume Walter Krämer, presidente de la Federación.

El básquetbol ya sufrió el rechazo del gobierno saliente. “Nosotros habíamos pedido un financiamiento para hacer un Sudamericano U15 damas, que es la misma selección que salió campeona el año pasado en U14. Este sudamericano entrega tres cupos para el pre mundial, por lo mismo, creímos que era muy importante hacer el torneo acá. Fuimos al IND y le solicitamos al director nacional ayuda por asignación directa. Entendemos que no fuimos favorecidos, por ende, seguimos buscando. Ya tenemos un socio estratégico, una ciudad del país (Aysén)”, expresa Irán Arcos, timonel de la Federación.

En tanto, hay otros eventos como el Maratón de Santiago, que son de financiamiento íntegramente privado, por lo que no deben pasar por el filtro estatal para subsistir. Pero es un caso muy aislado.

Seguir leyendo