Las potencias disparejas

Autor: Carlos Tapia

Cuatro de las cinco grandes ligas de Europa parecen definidas, por la diferencia entre los punteros y sus escoltas. La excepción es Italia, con la pugna cerradísima entre Napoli y Juventus.


Las ligas europeas entran en su recta final, en medio de un calendario más que apretado por el Mundial. Las cinco competiciones más importantes del Viejo Continente (Inglaterra, España, Alemania, Italia y Francia) llaman la atención por sí solas, porque tienen a los mejores jugadores del mundo y en la presente temporada varias de ellas parecen tener un desenlace definido, por la diferencia existente entre el puntero y su escolta. Una batalla dispareja y con un final muy próximo.

Cuatro de los cinco torneos tienen dominadores claros, que ya se prueban la corona: Manchester City en la Premier League, Barcelona en la liga española, Bayern Múnich en la Bundesliga y el Paris Saint-Germain en la Ligue 1.

El City de Guardiola partió como candidato y está reafirmando ese estatus con una holgura sorprendente, considerando lo disputada que suele ser la competencia inglesa (con seis favoritos, por lo menos, al inicio de la liga). Haciendo una primera vuelta notable, los Citizens supieron sacar una diferencia importante y ahora tienen más posibilidades de manejar aquello mirando de reojo los otros torneos en los que participa, tanto locales como la Champions. Le lleva 16 puntos de ventaja al segundo, el Manchester United. De 27 partidos jugados, suma apenas una derrota, que recién fue el 14 de enero con el Liverpool (fecha 23). En la Premier anterior, el campeón, Chelsea, finalizó la liga con siete unidades por sobre el segundo, Tottenham. “Siempre he dicho que la liga no está resuelta. Todavía hay un montón de partidos difíciles por jugar y hay que centrarse en lo que respecta al futuro”, dijo Guardiola cuando acabó con su invicto en Anfield Road.

Una distancia tan abismal (19 puntos) ocurre en Alemania, una liga ordenada y prolija, pero que carece de atractivo porque el Bayern Múnich corre solo como el absoluto candidato y equipo predominante en el certamen del campeón del mundo. Tanto así que el mismo Karl-Heinz Rummenigge, actual presidente del Consejo Directivo del elenco bávaro, dijo que la supremacía del Bayern le resta emoción a la liga germana: “Cuando un club está demasiado alejado del segundo puesto, el tercero, el cuarto o quinto, la emoción se resiente”. El equipo de Arturo Vidal ha ganado las últimas cinco Bundesligas y salvo una hecatombe ganará la sexta consecutiva, para seguir batiendo marcas.

En Francia, mandan los millones. El PSG de Neymar y compañía cumplen con la lógica y van hacia el título en velocidad crucero. Tienen 12 puntos de ventaja sobre el Monaco tras 26 jornadas. Por su parte, en España también se da una distancia importante entre el primero y el segundo, con el Barcelona con la opción latente de recuperar el dominio de La Liga. Los culés de Ernesto Valverde están invictos.

La excepción sucede en la Serie A, un torneo que se había acostumbrado a tener un final escrito desde antes, considerando la dictadura establecida por la Juventus en cuanto a títulos (es hexacampeón, nada menos). Ahora, el Calcio ganó en atractivo porque la lucha es más apretada. Son dos los candidatos a la corona, el Napoli y la Juve, con diferencia de una unidad. Ambos ganaron este fin de semana y los celestes se mantienen en la cima. No son campeones de Italia desde la campaña 1989-1990, con Diego Maradona como estandarte.

Seguir leyendo