LNB: receta de campeones

De cara a los juegos tres y cuatro de la definición, entre Los Leones y Las Ánimas, jugadores y técnicos ya consagrados analizan la serie.


Cuando se llamaba Dimayor, 34 fueron las temporadas y 14 los equipos distintos que gritaron campeón. Para la temporada 2010-11, comenzó la Liga Nacional de Básquetbol en su formato actual y desde entonces, siete títulos se han levantado repartidos en cinco monarcas. Hoy y mañana, sigue la búsqueda del octavo campeón y del sexto que se sume a la lista. Los Leones recibe a Las Ánimas por el tercer y cuarto juego de la final y quienes ya se probaron la corona entregan su receta.

Uno de ellos, el técnico más ganador del formato LNB, es Gabriel Schamberger, campeón con Colo Colo en 2014-15 y con Español de Talca en el torneo pasado.

Con respecto a la final de este año, el transandino dice: “Son dos equipos muy parejos, cada uno con su forma de jugar, ha hecho las cosas mejor que el resto. La final se definirá en las pequeñas cosas o errores que puedan tener”.

Pese a la ansiedad y los nervios que provoca esta instancia, Schamberger cree que cómo se maneja eso depende de cada jugador. Lo mismo considera Erik Carrasco, base de Valdivia que se consagró en la LNB con Colo Colo y con el CDV y en la Dimayor con Provincial Osorno: “Depende de la experiencia de cada uno, seguramente los jóvenes y quienes han jugado menos sienten más el nerviosismo, pero deben ser días normales los previos a la final”.

“Durante la semana es como un juego de ajedrez, ordenando los últimos detalles, ver la táctica ofensiva y los detalles de lo defensivo. No se trabaja tanto el físico, pero sí se hace mucha práctica de tiro”, añade Carrasco.

Samuel Bravo, por su parte, que tiene en su historial tres títulos de Liga, todos conseguidos con Español (2011, 2013 y 2017), cree que la definición es una instancia para disfrutar: “Es un momento cúlmine, por lo que trabajaste todo el año. Todas las dificultades, los entrenamientos ya pasaron”. Y agrega: “Hay nervios, ansias, ganas de jugar, ya que no es algo que se juegue todos los días”.

Por otro lado, Jorge Valencia, que por estos días retornó al CEB Puerto Montt, y que fue campeón con los albos (LNB) y la UdeC (Dimayor): “Es el partido más importante del país, se siente una gran emoción y las ganas de siempre ganar. Es un partido especial, no es uno normal, en los días previos se siente el interés de la gente”.

Con respecto a la serie que definirá al nuevo campeón, los antiguos monarcas pronostican un partido parejo, que reúne a los que consideran los mejores equipos de la temporada. “Las finales son distintas, siempre hay factores que hacen el deporte tan lindo. No hay nada escrito”, adelanta Bravo.

Carrasco, en tanto, espera “una final pareja, dura y entretenida como los dos partidos que se jugaron en Valdivia”. Schamberger entrega su mensaje a los DT: “Álvarez es responsable que yo esté en Chile; Jorquera es un entrenador de selección que tiene claro cómo hacer jugar a sus equipos. Ambos van a recurrir a su experiencia y tienen claro qué deben hacer”.

#Tags


Seguir leyendo