Los 25 de la discordia

Carrasco, uno de los jugadores complicados.

La ANFP satisface a medias al Sifup en sus exigencias por los contratos que vencen a mitad de este año.


Un problema por donde se le mire: debido a que el cambio de formato del torneo se hizo con los contratos de los jugadores ya firmados, varios de ellos están en vilo en cuanto al término de los mismos. Encima, el reglamento de la ANFP en su artículo 16 establece que los jugadores no pueden pasar de un club a otro en un mismo torneo. El Sifup no está de acuerdo con esto y trabaja para que derogue la norma.

Ahí radica todo el entuerto: 25 futbolistas terminan el vínculo con sus respectivos clubes a mitad de año, antes de arrancar la segunda rueda tanto de Primera como de Primera B, por lo que podrían quedarse sin equipo durante el segundo semestre. El caso 26 era el de Gonzalo Fierro, pero su agente Alan Silberman aclaró rápidamente que su contrato era hasta el 31 de mayo o en su defecto hasta el término del campeonato de 2018, por lo que para él no hay dudas.

Ayer la ANFP reaccionó rápido a uno de los requerimientos del sindicato, haciendo llegar una circular a los clubes en donde se indicaba que en los casos en que no se especifica fecha de término, pero sí que el vínculo culmina al final de la temporada 2017-18, se entenderá que esto es en diciembre. “Complica que la interpretación salga cuando el torneo lleva dos fechas. Esto debió haber quedado resuelto mucho antes. No hay mucho que hacer, sólo acatar”, reseña al respecto Lorenzo Antillo, gerente de Audax.

Sin embargo, hay casos específicos en que se establece una fecha clara de término de contrato. Y es ahí donde el Sifup exige el cambio del mentado artículo 16, para que los jugadores que terminan vínculo puedan pasar de un cuadro a otro de la misma categoría. En los clubes, eso sí, ponen la alerta. A pesar de no tener que enfrentarse a una situación así, Césare Rossi, mandamás de Iquique, señala: “No tenemos ningún jugador en esas condiciones ya que lo arreglamos antes, pero depende de la interpretación: si el jugador no te rinde, lo echas en mayo. Y si es bueno, se te va a querer ir en mayo. Es muy relativo”.

“No se trabajó en conjunto, eso provoca este tipo de situaciones que no son agradables para nadie porque esto se podría haber solucionado antes de que las bases se aprobaran y, lamentablemente, primero se aprueban las bases y después nos las hacen llegar”, fue el reclamo de Gamadiel García, presidente del Sifup.

Seguir leyendo