El ranking de los árbitros más raros del mundo

Autor: La Tercera

Foto: Reuters.

Tony Chapron, el árbitro francés que expulsó a un jugador del Nantes por derribarlo involuntariamente, es uno de los tantos árbitros con salidas insólitas. Desde golpear a los jugadores hasta ayudarlos a hacer un gol.


Lo que hizo Tony Chapron, árbitro francés, este fin de semana en el partido entre el Nantes y el PSG dio la vuelta al mundo.

Lo mismo hace recordar las curiosidades referiles más grandes en la historia del fútbol. Algunas en Chile.

La historia del Huaso Álvarez atajando un penal en el Clásico Universitario es conocida. Antes de la ejecución, Carlos Chandía, árbitro del partido, aconsejó al capitán cruzado para que eligiera su costado izquierdo. Ahí fue el defensa y se convirtió en héroe del encuentro.

Otro momento recordado del arbitraje nacional es cuando Jorge Valdivia acusó a Rubén Selman a las cámaras de televisión de amenazarlo con la expulsión. Esto, ocurrió en los minutos previos a un Superclásico. Finalmente el Mago recibió la roja por parte del exárbitro.

El árbitro británico Mike Dean es otro personaje. Festejaba todos los goles que se generaban cuando daba la ley de la ventaja. El 2015 fue señalado por ser captado festejando en un partido entre el Aston Villa y el Tottenham.

También los hay de los que simulan. En España, hace 18 años, el colegiado Prados García hizo noticia por fingir una agresión en un partido entre el Racing de Santander y el Zaragoza. Después del minuto y 40 segundos de este video, se le puede ver como cae inexplicablemente al suelo cuando el arquero de los locales, José María Ceballos, lo va a encarar por una expulsión.

En Kuwait, en un partido entre el  Al Nasar y el Al Arabi, el árbitro cobró mal un lateral a favor del Al Arabi y luego, en la misma jugada, dio penal a favor del mismo equipo. Los jugadores locales reaccionaron muy mal y el referí no se achicó. Por el contrario, empezó a repartir combos a los jugadores. Uno, incluso, terminó noqueado.

Esta insólita lista se cierra en Perú. Jugaban Sporting Cristal y Juan Aurich. Empataban 2 a 2 cuando el arquero de los visitantes sacó mal con los pies y rebotó en el taco del árbitro. La pelota terminó en los pies de un jugador cervecero, que remató de primera y le dio el triunfo a sus colores. El colegiado se excusó rápidamente argumentando que estaba de espalda a la jugada.

 

Seguir leyendo