Los canallas se esconden

Foto: Agencia Uno.

Estadio Seguro y la ANFP buscan a los responsables de las groserías contra Raimundo Tupper para aplicar el código 102. La U arriesga duras sanciones.


A la barrabrava de Universidad parece no importarle nada. Ni siquiera que hace menos de una semana, a uno de los suyos, Francisco Montenegro, se le haya aplicado el código 102, que lo dejará fuera del estadio por los próximos cuatro años, por burlarse de la tragedia que afectó a uno de los ídolos de Universidad Católica, Raimundo Tupper.

Este viernes, en la caída ante Palestino, los fanáticos llegaron organizados. Querían provocar a las autoridades. Minutos antes del encuentro, dedicaron cánticos para burlarse nuevamente de Tupper. Nadie se atrevió a callarlos, ni menos a reprocharlos. Parte de la facción de Los de Abajo estaba decidida a seguir burlándose del ex futbolista.

La gran canallada, sin embargo, sucedió en el segundo tiempo. Acompañado de fuegos artificiales y bengalas, un grupo de barrabravas exhibió dos lienzos para continuar la provocación: “Tupper x el pico” y otro que hacía alusión al hincha castigado: “En Chile se pilla antes a un hincha que a cinco violadores”.

Estadio Seguro de inmediato se percató de los hechos que se registraban en la galería sur del Nacional. Iniciaron un seguimiento durante los siguientes minutos, pero los resultados no fueron los esperados. En esta oportunidad, los hinchas llegaron más preparados: estuvieron encapuchados durante todo el encuentro y minutos antes que finalizara el partido se dispersaron entre la masa de asistentes. La búsqueda no será tan fácil como en San Carlos. Este viernes, en Ñuñoa, eran 13 mil los fanáticos apostados en ese sector del reducto, y no 700 como sucedió en la precordillera.

“Ahora viene el trabajo de recopilación de antecedentes, cámaras de seguridad, listado de accesos, etc. Será algo similar al trabajo que se hizo en San Carlos. Carabineros es quien hace la investigación, de acuerdo a sus propias facultades, en el marco de un trabajo coordinado con todos los actores. El club deberá ejercer el derecho de admisión en caso de haber responsables”, dice Estadio Seguro.

Lo cierto es que los barristas que sean identificados arriesgan hasta cuatro años de imposibilidad de asistir a los estadios. La U, en tanto, arriesga una multa económica, que se podría ver incrementada por los elementos prohibidos que ingresaron al estadio: fuegos artificiales, bengalas, y un lienzo en apoyo a la causa de Palestina, que ya le significó una multa a Universidad Católica. También se le podría castigar con el cierre de la galería sur.

En la ANFP no escondieron su molestia por lo sucedido. Presentarán los antecedentes al Tribunal de disciplina. “Estamos coordinados con la propia Universidad de Chile, con Azul Azul, Carabineros y Estadio Seguro, tratando de colaborar en la identificación de esos antisociales que nada tienen que hacer en el estadio”, comentó Hugo Muñoz, director de la ANFP. “La identificación, ojalá positiva, de los indeseables que participaron en la colocación y mantención de los lienzos, va a tener aparejada, al igual que lo que se pidió y se aplicó en el partido del clásico universitario de la semana pasada, una idéntica sanción. No vamos a permitir que personas como éstas ingresen al estadio. Nos parece de la mayor gravedad, por lo tanto tendrán idéntica sanción”, concluye el director de la ANFP.

Los barristas más radicales meten a la U en un problema. Desafían a las autoridades, y no escatiman en seguir faltándole el respeto a un futbolista que merece descansar en paz.

Seguir leyendo